El plan del nuevo gobierno portugués

TAP será privatizada, pero el "hub" no podrá salir de Lisboa

El programa de gestión del nuevo gobierno luso prevé la privatización del 100% de la aerolínea TAP (Transportes Aéreos Portugueses). Sin embargo, los interesados - entre ellos estaría Iberia - deberán respectar condiciones, como mantener el "hub" de la compañía en Lisboa.

Las aerolíneas mejoran en el número de pasajeros
Las aerolíneas mejoran en el número de pasajeros

Según el "Programa del XIX Gobierno Constitucional" del país vecino, el modelo de privatización de la aerolínea lusa tendrá que respectar tres parámetros principales. El principal es mantener "sus principales operaciones en la terminal de Lisboa". Desde el Aeropuerto de Portela, el "hub" de la compañía, salen vuelos a más de 50 destinos nacionales e internacionales.

Mantener las operaciones internacionales de TAP es especialmente importante porque, aunque varias compañías extranjeras operan en Lisboa, la aerolínea lusa sigue siendo la principal puerta de entrada de extranjeros a Portugal. La empresa mantiene rutas a prácticamente todas las capitales europeas y países de interés de los portugueses, como Brasil, Estados Unidos y las excolonias africanas Angola, Cabo Verde, Guine Bissau y Mozambique.

La intención del nuevo primer ministro Pedro Passos Coelho es que, aunque la compañía pueda ser vendida al capital extranjero, Portugal no pierda su contacto aéreo con otros países. En el programa de gestión, el gobierno afirma que el comprador de TAP deberá "mantener la imagen de 'compañía de bandera' de la aerolínea".

Otra condición es que la aerolínea mantenga las operaciones domésticas en las islas portuguesas del Atlántico. Actualmente, TAP vuela a varios aeropuertos en la región de Azores y Madeira en rutas que, muchas veces, no son atractivas para otras compañías.

Según el documento presentado por Coelho, las empresas públicas del sector de transporte aéreo - el gobierno también mantiene ANA, que gestiona aeropuertos - presentan "tendencia para resultados positivos, pero con una frágil estructura financiera". "Los principales retos del sector, que mantiene una escala reducida en el contexto europeo, esta en un proyecto de crecimiento de longo plazo para la compañía aérea y un nuevo marco regulatorio del sistema de aeropuertos".

Metro, banca, energía y correos en la fila para venta

El documento de 129 páginas presentado por el nuevo primero ministro de Portugal revela una la intención de vender empresas estatales. Según el texto divulgado por Pedro Passos Coelho, "en fecha apropiada, el gobierno evaluará el potencial de las concesiones" del metro de Lisboa y los sistemas públicos de autobuses de Lisboa (Carris) y Oporto (STCP).

Otro plan es vender las participaciones estatales en el sector eléctrico. En este tema, el programa de gestión tiene menos detalles. Según el texto, el plan es vender la totalidad de la participación estatal en la generadora EDP (Energias de Portugal), donde Lisboa tiene un 25% de las acciones valoradas a precios de mercado en 2.200 millones de euros y Iberdrola tiene un 6,79% del capital. Además, será vendida la distribuidora REN (Redes Elétricas de Portugal), controlada por el estado luso con un 51% del capital que suman cerca de 650 millones de euros.

En la banca, el documento afirma que es urgente vender el BPN (Banco Portugal de Negócios). "El gobierno tiene como objetivo encontrar un comprador para el BPN hasta fines de julio de 2011", destaca el texto presentado. Sin embargo, Lisboa planea continuar con las actividades de la Caixa Geral de Depósitos. "La CGD venderá sus participaciones en el sector de seguros y en los segmentos no estratégicos". El dinero obtenido por esta venta será destinado a reforzar el capital del banco estatal para nuevos préstamos, en especial a las empresas.

En el sistema de comunicaciones, Lisboa también informa el interés de privatizar la empresa Correos de Portugal, la CTT.