El 88% está invertido ahora en deuda del Estado

Trabajo admite que el fondo de las pensiones compre deuda regional

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, reconoció ayer que no existe ningún obstáculo legal para que el Fondo de Reserva de las pensiones pueda invertir en deuda autonómica, tal y como solicitó CiU el pasado martes. No obstante reconoció que por ahora no se ha estudiado esa posibilidad.

Las dificultades para financiarse en los mercados obligaron al Ejecutivo catalán a emitir bonos para particulares, a través de los cuales ha obtenido 5.700 millones de euros en dos años. Esos obstáculos persisten, por lo que el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran y Lleida, anunció el martes que presentará una enmienda al proyecto de ley de Reforma de la Seguridad Social para que el Fondo de Reserva, más conocida como "la hucha de las pensiones" pueda comprar deuda autonómica, y para que las comunidades participen en el comité de gestión del Fondo, el encargado de decidir adónde se destinan los recursos de la "hucha de las pensiones".

Una propuesta que obtuvo ayer respuesta a través del ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, quien aseguró que, con la ley en la mano, no "no hay nada que impida que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social invierta parte de su capital en deuda pública autonómica, por lo que probablemente en el futuro podría incorporarse a las preferencias de inversión".

No obstante, Gómez matizó que esa decisión le correspondía al citado comité, "que por ahora no ha discutido ni siquiera ha analizado en profundidad qué porcentaje se podría dedicar a la deuda autonómica", recalcó en un acto sobre la Reforma de la Seguridad Social, organizado por Towers Watson.

En la actualidad, el Fondo de Reserva cuenta con una dotación de 67.000 millones, de los que cerca del 88% está invertido en deuda pública española y el restante 12% en títulos extranjeros, repartidos, por este orden, entre Francia, Holanda y Alemania.

El único requisito que debe cumplir la deuda para ser adquirida con fondos de la hucha de las pensiones es que tenga la máxima calidad crediticia. En el caso de Cataluña cuenta con una nota A a largo plazo para Fitch y Standard & Poor's (calidad crediticia elevada, aunque sujeta a condiciones económicas adversas), mientras que Moody's la sitúa en A3, dos escalones por debajo de la máxima calificación (triple A).

"Ahorraremos 3 puntos de PIB con la reforma"

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, defendió ayer la reforma de las pensiones, que ahora afronta su última fase de tramitación parlamentaria, ya que, a su juicio, asegura la sostenibilidad del sistema a largo plazo. "De acuerdo con nuestras previsiones macroeconómicas, la reforma hará que nuestro gasto en pensiones caiga más de tres puntos de PIB respecto al actual, situado en el 17%", aseguró. Con este descenso, el desembolso del Estado se situará, según Gómez, en el mismo nivel que otros países vecinos como Alemania, Francia o Italia, en el entorno del 13% del PIB.

En el acto también se presentó una encuesta realizada a 83 grandes empresas, en las que el 72% consideró como "insuficiente" la reforma de las pensiones, ya que no respondía a las necesidades del sector privado.