Cierre de las Bolsas europeas

Grecia: una solución solo a corto plazo

Tras la aprobación de las medidas de austeridad por parte de Grecia, las bolsas europeas han subido fuertemente, y es que así desbloquean el dinero que debe recibir para no tener default a mitad de julio, pero sólo hemos evitado un problema de corto plazo y todo sigue igual, el miedo está presente porque ahora toca el plan de refinanciaciones y la reacción de las agencias de calificación. De momento el plan francés parece que gana adeptos, pero es un plan que lleva un porcentaje del que no se cobran intereses hasta 30 años, y que se puede considerar una suspensión de pagos encubierta o default o como queramos llamarlo, y todo eso suponiendo que salga adelante el plan francés, que en la UE igual es mucho suponer.

Más emoción imposible con el tema de Grecia. Hemos vivido en directo la votación y el mercado se ha puesto muy nervioso en cada voto.

Las bolsas se han estado moviendo de forma muy nerviosa en los últimos tiempos luchando entre lo que dice el corazón y lo que dice la razón. Esta última habla de gestión de riesgo y la primera habla de que es imposible que se voten contra porque las consecuencias son enormes para todo el mundo. Precisamente por esta batalla el volumen ha sido bajo y mucho dinero se ha quedado en los laterales del mercado esperando a ver qué pasa. Esto ha dejado vía libre para los fondos y el dinero de más riesgo buscando posiciones alcistas en un momento técnico en donde está muy claro dónde debe estar el stop loss, es decir, se ha comprado un billete de lotería bastante bien definido.

Una vez encima de la mesa la posible aprobación de las obras medidas, se evita el default de julio pero en realidad nada cambia y simplemente posponemos el problema. Esto es lo que hace dudar a muchos sobre lo que pueda pasar a medio plazo y la pregunta es hasta dónde está descontado el "sí" en la recuperación que hemos visto y donde va a empezar otra vez la preocupación por el siguiente evento cuando la situación vuelva a ponerse peliaguda, pero eso será otra historia... que podría venir con el nuevo plan de refinanciaciones de la deuda griega y la reacción que tengan las agencias de calificación sobre su deuda.

De momento hay que centrarse en el corto plazo y lo cierto es que el S&P 500 está aguantando como un jabato con la media de 200 sesiones y todo el mundo está esperando un rebote, aunque sea por motivos técnicos, por lo que la votación de Grecia es la excusa perfecta para realizarlo, pero hasta el rabo, todo es toro... incluso el compra con el rumor y vende con la noticia.

Ayer publicaba Bespoke, un interesante estudio estacional que me ha llamado mucho la atención.

Ya sabemos, porque lo venimos comentando desde hace cerca de 6 años, que los primeros días del mes, son estacionalmente alcistas con claridad. Pero Bespoke va más allá.

Ha tomado el Dow Jones desde 1945 hasta la fecha y ha calculado el rendimiento por día del mes.

Los resultados son realmente interesantes, y si no vean:

- Media del primer día del mes: +0,15%. 58% en positivo.

- Del segundo día de trading del mes: +0,14% con 59% de días en positivo.

- Del tercer día del mes: +0,11% con 54% de días en positivo.

- Del cuarto día del mes: +0,01%.

- Del quinto día del mes: -0,01%.

- Del quinto día antes de terminar el mes: -0,04% con solo 48% en positivo.

- Del cuarto día antes de terminar el mes: +0,07% con 53% de días en positivo.

- Del tercer día antes de terminar el mes: +0,04% y 52% en positivo.

- Del segundo día antes de terminar: +0,05% y 54% en positivo

- Del último día del mes: +0,08% y 52,2 % en positivo.

Y ahora viene lo gordo:

- Todo el resto de días del mes juntos que quedan: sin cambios, con solo 50,8% en positivo.

Es decir:

1- Se nota una concentración total de los rendimientos de la bolsa no solo en el primer día del mes, sino en los 4 primeros días desde la II Guerra Mundial.

2- Luego hay otra concentración, mucho menos fuerte en los 4 últimos días.

En resumen, un inversor que solo hubiera estado en bolsa, los 4 últimos días del mes y los 4 primeros se habría llevado lo mismo que uno que hubiera estado siempre.