Seis millones de pasajeros, con ayuda tarifaria

Uno de cada cuatro trenes que circulan por las líneas AVE recibe subvención

Renfe opera a diario 177 servicios ferroviarios que usan la red AVE, una vez excluidos los tres suspendidos el lunes entre Toledo y Albacete. De ellos, los 84 que circulan entre las principales ciudades están en beneficios y 49 que se operan bajo la marca Avant reciben subvención.

Uno de los trenes del AVE
Uno de los trenes del AVE

Renfe decidió el lunes suspender 3 de los 180 servicios diarios que, con diferentes tipos de explotación, realiza utilizando la red de alta velocidad. La relación entre Toledo, Madrid, Cuenca y Albacete, que ha sido eliminada, constituye una de las tres rutas (Barcelona-Zaragoza-Sevilla y Barcelona-Zaragoza-Málaga son las otras con dos tráficos diarios cada una) con las que la operadora intenta abrir paso a un tipo de tráfico que denomina "transversal" porque utilizan más de un corredor troncal de la red de alta velocidad.

La base de los servicios del tren veloz que opera Renfe son los que comercializa con la marca AVE. Suman 84 relaciones diarias que unen con trenes directos (la flota de alta gama fabricada por Alstom, Siemens y Talgo-Bombardier) las principales ciudades del país. A todos los efectos, la explotación AVE tiene carácter comercial y no es subvencionable. En 2010 transportó 10 millones de viajeros.

Existe un segundo tipo de explotación que se realiza con la marca Alvia. Su característica principal es que utiliza en algunos tramos la red del AVE y en otras la red convencional y sirve para dar conexión de tren a ciudades medianas. En total los servicios diarios son 44. También tienen carácter comercial y no pueden recibir ningún tipo de subvención. La flota que utiliza está equipada con rodadura desplazable y ha sido fabricada por Talgo y por CAF. En 2011 los Alvia transportaron 11 millones de pasajeros.

Avant

La tercera modalidad de explotación se hace bajo la marca Avant y sirve para unir grandes ciudades con poblaciones medianas que cuentan con acceso a la red de alta velocidad. Diariamente suman 49 servicios, que en 2010 transportaron 5,9 millones de pasajeros con trenes fabricados por Alstom y CAF. Se trata de un tráfico deficitario que recibe subvenciones autorizadas por la UE.

Renfe dio ayer resultados de 2010, pero ya había adelantado el balance económico del AVE en febrero. Anunció entonces que había conseguido por primera vez en su historia resultado de explotación positivo en sus servicios de pasajeros de carácter comercial. La cifra de los números negros es ajustada: 2,5 millones.

Su presidente, Teófilo Serrano, aseguró que la clave de este dato se encuentra en que "todas las líneas del AVE están en números negros y compensan las relaciones de trenes de larga distancia convencionales, que se mantienen en los números rojos". Fuentes de la compañía dijeron ayer que la línea AVE entre Madrid y Valencia que comenzó a operarse a final de 2010, ha transportado 960.000 viajeros en los seis primeros meses de funcionamiento y que "su comportamiento hasta hoy cubre todos nuestros objetivos".

Los "trenes de larga distancia convencionales que mantienen números rojos" son los que se explotan con las marcas Altaria y Alaris. Los Altaria cubren la línea Madrid-Algeciras, Madrid-Granada y Madrid-Cartagena. Los Alaris realizan la línea Barcelona-Valencia-Alicante y la Albacete-Valencia.

Algunas líneas Alvia están en beneficios y otras en pérdidas, según reconocieron en la empresa, "pero tenemos capacidad para compensar estos números rojos".

Renfe perdió 19,8 millones en 2010, un 13% menos

Renfe cerró con números rojos, por 19,8 millones, el ejercicio de 2010. Ello supone recortar en un 13% las pérdidas de 22,7 millones contabilizados en el ejercicio anterior.

En un consejo celebrado ayer, la operadora aprobó un balance en el que reconoce ingresos de 2.512,8 millones, un 0,5% menos que un año antes, pese al aumento del 2,6% registrado en el negocio de transporte de viajeros. El beneficio bruto de explotación creció un 8,5%, hasta 211,1 millones.

El ejercicio de 2010 es el primero en que la UE obliga a los operadores de tren a tener beneficios en su explotación comercial o a que compensen sus pérdidas, ya que ha sido declarada ilegal cualquier forma de subvención. Al margen de esta norma quedan los tráficos designados de servicio público, como los cercanías y los trenes regionales.

La comparación del resultado de 2010 con los números rojos contabilizados en 2009 (antes de que el Estado inyectara su compensación; unos 87 millones) arroja una reducción de pérdidas del 77,3%. La compañía consiguió un menor gasto del 0,2% en relación a 2009, al situar esta partida en 2.301 millones de euros.

La operadora destacó la ligera reducción conseguida gracias a un "importante ejercicio" de contención de costes, y a pesar del encarecimiento del 6,9% de la energía eléctrica y del 25% del diésel que soportó el pasado año.

El consejo de Renfe ratificó la reestructuración y privatización parcial de su división de mercancías que el pasado viernes recibió el visto bueno del Gobierno. El proyecto supone la constitución de filiales especializadas en las que inversores privados tomarán hasta un 45% del capital.

Tren ibérico

Portugal suspende la conexión con España

Nuevo Gobierno. El Ejecutivo portugués, de tendencia conservadora, salido de las recientes elecciones, confirma la suspensión del proyecto de conexión en alta velocidad con España.

Decisión provisional. La medida responde a una promesa electoral, pero el Gobierno se compromete a volver a evaluar el proyecto con "nuevos costes y calendario".

Obra adjudicada. Existen varios tramos de obra adjudicada en el trayecto portugués y la principal empresa española afectada es ACS.