Oferta marítima

Las compañías de cruceros aprovechan el tirón español

Los pasajeros nacionales crecieron un 19% en 2010, en contraste con la atonía de otros segmentos.

Prescindir de las vacaciones es la última opción. Así lo demuestran al menos las cifras de evolución del mercado de cruceros en España. Durante el año pasado el número de pasajeros de este tipo de embarcaciones creció un 19%, hasta los 735.000, según un informe publicado por la consultora DBK. Los datos contrastan con la evolución seguida por la demanda nacional de servicios turísticos, que se ha visto afectada por la crisis. Pero fueron aún más sorprendentes los datos de 2009, cuando el número de pasajeros de cruceros se incrementó un 25% respecto al año precedente. Existen múltiples razones, pero lo que resulta evidente es que cada vez más españoles disfrutan de una forma diferente de hacer sus vacaciones.

Otra de las variables que ha empujado al alza el número de pasajeros es el factor precio, determinante en una época en la que los consumidores se han acostumbrado a mirar sus gastos con lupa. Quienes frecuentan los cruceros también aluden frecuentemente a las facilidades que representa en términos de comodidad para las familias que viajan con hijos como otra de las razones por las que prefieren este tipo de vacaciones. Además, las navieras han puesto en marcha una agresiva política de precios con motivo de la crisis. A pesar del enorme crecimiento del volumen de pasajeros, los ingresos subieron apenas un 6,7% en 2010 respecto al año anterior, hasta situarse en los 560 millones de euros.

De todas formas, las abultadas cifras de crecimiento en nuestro país tienen que ver con la situación de partida. El mercado español de cruceros fue hasta fechas muy recientes bastante discreto en comparación con las cifras de otros socios comunitarios. Por ejemplo, en 2010 más de 1,5 millones de británicos se embarcaron en un crucero, y también más de un millón de alemanes y casi 800.000 italianos, según datos del European Cruise Council (ECC).

El ECC reconocía en su último informe que, tras las adquisiciones de algunas navieras españolas por grupos de cruceros internacionales, las firmas matrices han comenzado a desplazar a España barcos más nuevos, grandes y con mejores instalaciones. Entre las empresas que están procurando incrementar la cifra de pasajeros procedentes de España destacan Pullmantur e Ibero Cruceros, que aumentaron el año pasado el número de plazas que ofrecían en el mercado español 350.000 y 200.000 plazas, respectivamente.

En definitiva, las compañías navieras se han percatado de que el mercado español es un filón. Por ello, comienzan a adaptar su oferta a las necesidades del público español. La firma Royal Caribbean Cruises (RCC) ha pasado en dos años de tener solo un puerto con parada en España, Barcelona, a contar con dos más, Valencia y Málaga. Asimismo, con el objetivo de favorecer la llegada de turistas desde el interior ha llegado a un acuerdo con Renfe para facilitar la conexión con Madrid y otras capitales a través de las líneas de alta velocidad.

Hasta el año pasado la presencia de RCC en España era limitada, su cuota de mercado apenas superaba el 5%. Según datos de 2008, la primera compañía del mercado nacional es Pullmantur, con el 39% de los pasajeros, seguido de Ibero Cruceros, con el 20%. En segunda línea se sitúa Costa Cruceros, con un 16% de cuota de mercado, y MSC, con un 10%, indican los datos recogidos por ECC.

Propuestas

Liberty of the Seas: como novedad y principal atención para los más pequeños, incorpora la experiencia DreamWorks. Los niños pueden disfrutar de desfiles y espectáculos ofrecidos por los personajes de películas como Shrek, Madagascar y Kung Fu Panda.

Sovereign: se trata del buque insignia de Pullmantur. Entre sus encantos, destaca su pista de footing y sus piscinas de agua salada, así como el restaurante de diseño Wu Fusion.

Costa Deliziosa: realiza una ruta por grandes ciudades europeas del Atlántico como Ámsterdam, Lisboa, Cork y Santiago de Compostela.

Grand Celebration: las dimensiones de los barcos de Ibero Cruceros son más discretas que los grandes gigantes de otras compañías. Sin embargo, la empresa sigue cosechando excelentes críticas respecto a la relación calidad/precio de sus servicios. La mayoría de sus destinos están en el Mediterráneo.