Actuaciones políticas

Reformulando el 'sol y playa'

El Plan Litoral Siglo XXI sienta los pilares de un nuevo modelo de negocio que asegure mayor rentabilidad.

Transcurrida la primera década del siglo XXI, España se plantea un nuevo desafío turístico: urge la necesidad de afrontar nuevos retos estratégicos por la enorme dependencia que del turismo sigue manifestando la economía española.

El objetivo del recientemente aprobado Plan Litoral Siglo XXI radica en caminar hacia la diferenciación para aumentar nuestras ventajas frente a las de la competencia, ya que, aunque actualmente la situación de algunos de ellos nos beneficia, su futura recuperación podría dejarnos en peor posición. De esta manera, el plan apuesta por avanzar en procesos de reflexión en los que destaque un cambio de modelo económico y turístico que asegure un nuevo ciclo de prosperidad sostenible para el segmento más importante del turismo español, el ubicado en el Mediterráneo, Baleares y Canarias.

Pero para que todo ello sea posible, se deben afrontar medidas de gran calado con efectos a medio y largo plazo, abordando un proceso de innovación continua y una reinvención gradual que integre de manera distinta a todos los actores en juego y ponga en el mayor valor posible nuestros recursos y atributos turísticos. "La idea es progresar hacia una nueva cultura de gestión pública en el litoral mediterráneo y en los archipiélagos, destinos que concentran el 83% de los turistas internacionales recibidos en España y el 82% del gasto turístico realizado durante sus viajes", reconocen desde el Consejo Español de Turismo. Además, cerca del 75% de las plazas regladas que existen en España se sitúan en esta macrozona.

Teniendo en cuenta la importancia que estos destinos tienen para la economía y la industria turística española, los objetivos del plan son ambiciosos, ya que sientan los pilares de un nuevo ciclo de expansión que se fundamenta en asegurar la mayor rentabilidad socioeconómica sostenible derivada del turismo para sus empresas, trabajadores y destinos, más allá de seguir incrementando el flujo de turistas hacia nuestro país.

Desde la industria turística reconocen que resulta un poco prematuro verter opiniones relativas al Plan Litoral Siglo XXI, aunque se muestran optimistas. Así, desde Viajes Iberia aseguran que "los procesos de renovación del sector hacia un modelo más competitivo, sostenible, desestacionalizado e innovador representan iniciativas necesarias para su desarrollo".

Por su parte, la división mayorista de Orizonia, formada por los touroperadores Iberojet, Viva Tours, Solplan, Kirunna, Cóndor, Iberski y Emprender, apunta: "Somos optimistas y, de momento, ya estamos empezando a notar una mayor fluidez en las reservas de cara a la temporada estival, que se dinamizarán aún más con las ofertas que proponemos".

Valioso compromiso institucional

El Consejo Español de Turismo (Conestur) es el órgano responsable de impulsar la puesta en marcha del Plan Litoral Siglo XXI, ya que reúne en la misma mesa a Administración central, comunidades autónomas, entes locales, Cámaras de Comercio, empresas turísticas y agentes sociales, además de a prestigiosos profesionales en el ámbito del turismo.

Todos ellos ven esencial que el plan se desarrolle con un compromiso colectivo, teniendo en cuenta a todas las Administraciones y agentes implicados, tanto públicos como privados. Conestur asegura que la ejecución del mismo supondrá un crecimiento en el sector del 3% anual en la próxima década. Según sus cálculos, este aumento se traducirá en una aportación extra de 3.100 millones de euros cada año al PIB del país, 50.000 puestos de trabajo por ejercicio y una considerable reducción de la carga ambiental de esta industria. Todo ello se encuadra dentro del Plan Estratégico de Turismo 2020, que está definido también por el Consejo Español de Turismo.

Fue aprobado por el Consejo de Ministros a finales de 2007 y persigue el desarrollo del sector en nuestro país sobre las bases de competitividad y sostenibilidad medioambiental, social y económica.