A partir de 2013

Bruselas propone una tasa sobre las transacciones financieras para elevar el presupuesto comunitario

La Comisión Europea (CE) decidió hoy proponer la introducción de una tasa sobre las transacciones financieras para alimentar el presupuesto europeo a partir de 2013 y reducir así la dependencia de las aportaciones que hacen los estados miembros de la UE, según confirmaron fuentes comunitarias.

La Comisión Europea realizará esta propuesta con motivo de la publicación, esta noche, de su borrador de perspectivas plurianuales, el documento que servirá de base para iniciar las negociaciones entre los países de la UE y las instituciones europeas con el objetivo de fijar las prioridades y el techo del gasto europeo hasta 2020.

Desde el estallido de la crisis financiera, la idea de imponer una tasa sobre las transacciones financieras para reducir la especulación y fomentar un reparto más justo de las cargas de la crisis, ha estado sobre la mesa en distintos foros internacionales como el G-20, pero no ha logrado reunir apoyo suficiente.

Ante esa falta de consenso internacional, varios países europeos han advertido de que un avance unilateral de la UE en este sentido podría fomentar una huida de capitales, lo que no impidió que el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, adelantara recientemente su intención de presentar una propuesta en este sentido.

La novedad de hoy consiste en que Bruselas quiere destinar lo recaudado a las arcas del presupuesto europeo, para reducir la dependencia de las aportaciones de los estados miembros, que actualmente se elevan al 75 % del total, lo que convierte en una dura batalla la aprobación de las cuentas europeas, especialmente en tiempos de consolidación fiscal y recortes en todos los países.

Cualquier decisión en materia fiscal requiere la unanimidad de los Veintisiete, lo que hará complicada su aprobación en el Consejo -órgano donde están representados los estados miembros-, ante la oposición de países como el Reino Unido a cualquier tipo de impuesto que sea considerado europeo.