Preocupación

La falta de liquidez pone en peligro la extra de los funcionarios

Los funcionarios no solo van a ver cómo la paga extraordinaria de junio incluye recortes del 15% respecto a la del año pasado, tal y como avanzó ayer CincoDías, sino que algunos van a tener problemas hasta para cobrarla.

Así ha ocurrido con los 3.000 empleados vinculados al Servicio Valenciano de Empleo y Formación (Servef) y al Instituto Valenciano de la Discapacidad, ambos dependientes de la Generalitat, que tenían pactado el cobro de la paga extraordinaria para el pasado día 23. Casi una semana después, los trabajadores aún no la han percibido debido, según fuentes del Gobierno autonómico, a problemas puntuales de tesorería ante el desembolso que han tenido que afrontar para saldar los vencimientos de una deuda. Medio centenar de trabajadores se manifestaron ayer en el exterior del Servef para reclamar el pago de "los millones de euros" que se les debe a los 1.650 trabajadores del centro por la paga extraordinaria de junio.

Este caso, sin embargo, no es aislado y se ha repetido en otras administraciones, especialmente en la local. El caso más claro es el de San Roque (Cádiz), cuyo alcalde ha tenido que pedir a la diputación provincial un anticipo de la recaudación prevista para hacer frente a la paga de junio. En otros municipios, como Loja (Granada), Calpe (Alicante) o Cangas (Pontevedra), el problema de tesorería ha surgido tras las elecciones del pasado 22 de mayo y el posterior cambio de gobierno.

El nuevo Ejecutivo, en los tres casos, ha encargado una auditoría y ha descubierto que la deuda es mayor de la prevista por lo que han tenido que tirar de ingenio financiero para pagar las nominas. En Calpe se ha hecho frente a los pagos de personal rescatando fondos guardados para la licitación de una desalinizadora, con lo que el nuevo Ejecutivo tendrá que reponerlos cuando se inicie el concurso público.

Menos eventuales

El consejero de Presidencia de Castilla-La Mancha, Jesús Labrado, anunció ayer que se reducirá el número de trabajadores eventuales, cargos de confianza o asesores. "Una medida de austeridad que no afectará a los funcionarios de carrera", subrayó.