Pesa un kilo y medio

Crean la impresora 3D más pequeña del mundo

Aunque a priori pueda parecer que no necesitamos una impresora 3D, más de uno está convencido de que se convertirá, en poco tiempo, en otro de esos accesorios imprescindibles que atesoramos en casa. Al menos es lo que debe pensar un grupo de investigadores de la Universidad de Viena, creadores del prototipo.

Del tamaño de un cartón de leche
Del tamaño de un cartón de leche

Con un kilo y medio de peso y el tamaño de un cartón común de leche, este pequeño artefacto es capaz de imprimir en alta resolución. Hasta el momento, la impresión en 3D interesaba a un sector de la industria muy determinado, como la arquitectura o el diseño industrial.

Si atendemos a su definición estricta una impresora 3D es una máquina capaz de realizar "impresiones" de diseños en 3D, creando piezas o maquetas volumétricas a partir de un diseño hecho por ordenador. Nació con la idea de convertir archivos CAD en prototipos reales. Es muy útil en el sector de las prótesis médicas, donde resultan idóneas por la facilidad para adaptar cada pieza fabricada a las características exactas de cada paciente. En un futuro, se pretende que la tecnología avance lo suficiente para estar ser utilizada también en procesos de producción industrial.

Gadget doméstico

A los fabricantes de este tipo de impresoras les interesa convertirlo en un objeto cotidiano en nuestros hogares. Por ejemplo, se podría usar para reemplazar alguna pieza plástica de un electrodoméstico o un juguete. Con una impresora 3D podríamos diseñar la parte estropeada en el ordenador con un programa tipo CAD o similar, para después imprimirla usando un tubo pequeño relleno de resina sintética que se endurece fuertemente mediante rayos de luz de intenso impacto.

Precio

De momento, esta impresora cuesta unos 1.200 euros, pero sus creadores afirman que en poco tiempo se reducirá su precio e incluso su tamaño. Ellos mismos llama al proceso de impresión "tecnología de fabricación aditiva", que consiste en el objeto se va construyendo progresivamente capa a capa hasta completarse.

Los autores de esta pequeña impresora siguen investigando en el terreno de los materiales a fabricar. De momento, están la cerámica o los polímeros pero su objetivo en lograr utilizar material ecológico y biodegradable.