Los expertos descartan la quiebra helena

¿Tiene Bruselas un plan B para Grecia?

Aprobar un nuevo plan de austeridad es un requisito indispensable para que Grecai reciba los 12.000 millones de euros relativos al quinto tramo del plan de ayuda. Mensaje monolítico que empieza a resquebrajarse. Los expertos aseguran que Bruselas no dejará caer a Atenas, ya que "las consecuencias serían peores que el propio problema."

Mañana es el día señalado. El Parlamento votará el plan de austeridad griego y el examen de contención del gasto es clave para que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional continúen prestando asistencia financiera al país al desbloquear los 12.000 millones de euros del quinto tramo destinado a cubrir las necesidades de liquidez de julio. Sin embargo, ya pese a que desde Bruselas se da por descontada la aprobación de estas medidas, la inestable situación del PASOK, partido que sustenta al actual Gobierno, podría complicar, aún más, el escenario. La formación del primer ministro Yorgos Papandreu cuenta con 155 de los 300 escaños que conforman la cámara ateniense, una situación de mayoría absoluta que está en riesgo. Durante el último fin de semana cuatro diputados socialistas han anunciado su votación en contra, lo que deja al Ejecutivo con solo dos parlamentarios de margen.

En medio de estas dudas surgen las voces. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, no han dudado. No hay 'plan B' para Grecia. Con estas seis palabras el mensaje queda claro. Sin embargo, hay muchas voces que dejan abierta una ventana a la esperanza. Wolfgang Schauble, ministro alemán de Finanzas, ha cortado de un plumazo las especulaciones con un contundente mensaje: "La Unión Europea está suficientemente armada como para superar todas las consecuencias de la crisis en Grecia, aún si el país heleno entra en quiebra. Estamos estudiando una alternativa", declaraba al Bild am Sonntag.

Pero no es el único. Nuria Álvarez, de Renta 4, cree que si no se aprobara el plan de ajuste "Grecia no tendría fondos para afrontar los vencimientos de julio y agosto y la quiebra sería cuestión de horas. Es imposible que se les dejase caer así. Seguro que las autoridades europeas y el FMI harían algo, las consecuencias de no liberar esos 12.000 millones de euros sería peores que las de hacerlo sin contrapartidas. Sino las Bolsas europeas y los diferenciales se hundirían. El efecto contagio sería brutal y el interbancario se cerraría con mayor virulencia que en 2008. En el fondo, la aprobación es un problema político entre la oposición y el gobierno heleno. La amenaza de la UE es un farol, no pueden dejar caer a Grecia".

"Si no se aprueba, el diluvio". Santiago Carbó, catedrático de la Universidad de Granada, no duda en señalar que si el plan de austeridad no se aprobara "viviríamos un terremoto financiero y al final se tendría que llevar a cabo otro rescatazo, aunque no sé si daría tiempo. Se deberían liberar igualmente los 12.000 millones de euros". "En Grecia hay una fatiga crónica. El pueblo está hastiado, no ve una solución más allá, lo mismo que pasa en las autoridades europeas. Lo único que se está haciendo es ganar tiempo, se está aplicando el mismo tratamiento que se llevó a cabo hace un año. Lo que está claro es que los términos actuales de plazo, volumen y cantidad son inasumibles. Haría falta una transferencia de renta a Grecia. En el fondo hay que replantear una nueva Unión Monetaria, ver si hay que emitir bonos europeos. No se puede seguir con el sistema actual a largo plazo. Se están aplicando unas medidas sobre un tejido que ya está muerto y que no responde", añade.

Pese a todo, José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, considera que "no hay plan B, no hay alternativa. La no aprobación del nuevo plan de austeridad significa el default. Europa solo podría intentar poner medidas de contención para aplacar la dureza del contagio". Mensaje monolítico que los líderes europeos intentan transmitir pero que poco a poco empieza a resquebrajarse. Y es que las declaraciones del ministro de finanzas alemán dejan entrever que existe un plan B, solo que no se puede desvelar. "Es todo un farol. No se puede decir que les vas a dar el dinero aunque no cumplan", concluye Álvarez. Una idea que flota en los mercados, ya que en las últimas jornadas ha dado un cierto respiro a la deuda periférica. La duda que siempre queda es si la calma puede preceder a la tormenta perfecta.

Próximas citas clave para Atenas

- Miércoles, 29 de junio.

El Parlamento heleno votará las nuevas medidas de austeridad. El plan, vigente para el periodo 2012-2015, contempla el despido de miles de funcionarios, nuevos recortes en las pensiones, subidas de impuestos y un importante programa de privatizaciones. El ejecutivo ateniense, el FMI y Bruselas estiman un ahorro de 78.000 millones de euros. La sesión comenzará a las 9:00 (hora española) y se espera que concluya a primera hora de la tarde con la votación de las medidas.

-Jueves, 30 de Junio

El Parlamento vota una ley de ejecución complementaria a las medidas fiscales aprobadas el día anterior en la que se detallará individualmente los gastos sujetos a recorte y las compañías que se privatizarán. Se prevé que el apoyo a esta medida sea todavía más difícil de recabar.

- Domingo, 3 de julio.

Fecha límite fijada por Bruselas para que Grecia apruebe las nuevas medidas de austeridad. Ese mismo día el Eurogrupo celebrará una reunión extraordinario en la que se liberará el quinto tramo de 12.000 millones correspondientes al plan de rescate aprobado en mayo de 2010. Para dar luz verde a ese dinero, que aseguraría el pago de los compromisos de Grecia hasta septiembre, Atenas tiene que haber votado sí previamente al plan de ajuste.

-Viernes 8 de julio.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobará el informe sobre la situación en Grecia y su participación de 3.300 millones en el quinto tramo de ayuda finnaciera concedida al país mediterráneo.

-Lunes 11 y martes 12 de julio.

Nueva reunión de los ministros de finanzas europeos que darán nuevos detalles sobre el segundo paquete de rescate a Grecia, que previsiblemente ascenderá a 110.000 millones de euros. En este importe se incluirá parte de la cantidad no gastada del anterior plan, aprobado en mayo de 2010, y una reestructuración suave de la deuda helena en la que participará el sistema financiero europeo de forma voluntaria.

-Mediados de julio

Se hará efectivo el desembolso de los 12.000 millones, siempre que Grecia haya cumplido las condiciones impuestas por el Eurogrupo.

-Viernes, 15 de julio

Subasta de bonos a seis meses del Tesoro griego en la que se espera colocar 2.400 millones de euros.

-Viernes, 22 de julio

Subasta de bonos a tres meses del Tesoro griego en la que se espera colocar 2.000 millones de euros.

-Viernes, 12 de agosto

Subasta de bonos a seis meses del Tesoro griego en la que se espera colocar 480 millones de euros.

-Viernes, 19 de agosto + Otoño

Papandreu ha anunciado un referéndum que se celebrará este otoño en el que se someterá a votación una serie de modificaciones en el actual sistema político del país que todavía no han sido detallados. Esta consulta podría convertirse en una prueba de apoyo para el gobierno y sus nuevos planes de austeridad.