Venderá activos y alargará los vencimientos del pasivo

Quabit celebra en Bolsa el principio de acuerdo para refinanciar deuda

Quabit empieza a respirar. La compañía propiedad del grupo Rayet ha firmado un principio de acuerdo con los bancos para refinanciar su elevada deuda a través de la venta de activos y del alargamiento de los plazos de pago. El efecto en Bolsa no se ha hecho esperar.

La inmobiliaria Quabit, la antigua Astroc, ha logrado un balón de oxígeno de los bancos para intentar sobrevivir a sus problemas financieros y a su abultada deuda. Tras varias semanas de negociación, las conversaciones con las instituciones financieras han llegado a buen puerto, según ha comunicado la compañía a la CNMV. La reacción bursátil ha sido inmediata. La cotización, que había amanecido a la baja, resucitó y comenzó a escalar posiciones hasta subir un 8% pocos minutos después del anuncio del principio de acuerdo. A lo largo de la jornada, sin embargo, la revalorización ha ido perdiendo fuerza, hasta quedarse en el 5,75% al cierre.

Aunque todavía queda el visto bueno final de los bancos involucrados en la negociación, Quabit ha llegado a un principio de acuerdo con estas entidades para refinanciar su deuda, que incluye un proceso de venta de activos, deshacer el crédito sindicado y convertirlo en bilateral (individual con cada banco por la parte proporcional de la deuda) y refinanciar a largo plazo todo el pasivo, así como los intereses, "en condiciones homogéneas", dice el hecho relevante. A cierre del primer trimestre, la inmobiliaria propiedad del grupo Rayet (es el principal accionista) acumulaba una deuda de 1.459 millones de euros. El 54% de este pasivo correspondía al crédito sindicado.

Este principio de acuerdo también debe recibir la aprobación de todas las entidades financieras acreedoras, no solo de las principales. Quabit, que celebra hoy su junta de accionistas, confía en conseguir estos vistos buenos en las próximas semanas.

QUABIT 0,40 -1,48%

La compañía ha logrado este principio de acuerdo pese a su evolución financiera en los últimos tiempos. Y es que Quabit cerró el primer trimestre del año con una caída de más del 70% en su facturación, con un Ebitda negativo de 6,9 millones y unas pérdidas de 19,9 millones de euros. Sin embargo, el acuerdo sobre la deuda es vital para su futuro, cuya existencia ha sido cuestionada por el auditor en un párrafo de énfasis a sus cuentas de 2010 precisamente por su elevado pasivo.

La subida de hoy en Bolsa es continuación de la que comenzó el pasado día 14 de este mes, cuando la cotización se disparó casi un 53% sin ninguna información que, aparentemente, lo justificara. La CNMV exigió explicaciones a Quabit, quien descartó que hubiera ningún acuerdo cerrado todavía en su proceso de refinanciación.

Pese a la subida de aquel día y la de hoy, la cotización de Quabit sigue por debajo de los 0,2 euros, muy lejos de los cerca de 68 euros que llegó a valer cada acción en 2007, antes de la crisis inmobiliaria. Desde entonces, la compañía ha perdido un 99,7% de su valor.