Busca alternativas al modelo austriaco

El Gobierno plantea prorrogar un año el despido a través del Fogasa

El Ejecutivo estudia amplíar el periodo de bonificación a los empresarios que conviertan contratos temporales en fijos y pretende que el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) sólo pague ocho días por año trabajado en los despidos procedentes

La secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez
La secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez

Así lo ha expresado la secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez, antes de participar en el VI seminario de Empleo de la Fundación Ortega Marañón sobre "Políticas activas del mercado de trabajo". Rodríguez ha informado de la reunión mantenida hoy con representantes de la patronal y los sindicatos en la mesa tripartita para la contratación y ha comentado que poner en marcha el fondo para el despido (modelo austríaco) supondría subir 3 puntos las cotizaciones de las empresas a la Seguridad Social, es decir, se necesitarían 7.300 millones de euros para financiarlo.

Rodríguez ha manifestado que el Gobierno está dispuesto a prorrogar también un año el régimen transitorio que recoge la reforma laboral para que el FOGASA pague ocho días por los despidos procedentes. "No estamos cerrados a discutir qué despidos podrían dar lugar a este resarcimiento", ha expresado Rodríguez, refiriéndose a la prórroga que está estudiando el Gobierno. Actualmente y como medida de carácter transitorio hasta el 31 de diciembre, el FOGASA resarce con 8 días por año trabajado en el caso de despidos individuales por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, tanto en los casos procedentes como improcedentes.

El Ministerio de Trabajo "entiende" que para un período "transitorio y excepcional" el resarcimiento de los 8 días también en los despidos improcedentes podría ayudar a los empresarios a hacer los ajustes necesarios, pero también que la gran mayoría de dichos ajustes ya se han producido. A su juicio, si el resarcimiento se limitara solo a los despidos procedentes se equipararían los costes de las indemnizaciones entre los despidos de contratos temporales y los indefinidos.

Otra de las propuestas del Gobierno se refiere a las bonificaciones para transformar los contratos temporales en contratos de fomento del empleo estable. Al respecto, Rodríguez cree que la reforma laboral ha dado buenos resultados porque desde que entró en vigor se transformaban 24.000 contratos, pero que ahora son 152.000, es decir, se han sextuplicado. No obstante, el plazo para las bonificaciones era para contratos previos al 18 de julio de 2010 y hasta el 31 de diciembre de 2010. El Gobierno, "consciente" de los buenos resultados, ha propuesto hoy abrir este periodo de transformación de temporales a fijo un año.

En la mesa también se ha hablado de estudiar una nueva regulación para mejorar la protección en el contrato parcial. Desde febrero, los contratos parciales han generado en torno a un millón de trabajos, y de ellos, casi la mitad era para menores de 30 años.

El Gobierno hará una "propuesta concreta" respecto a la estrategia de empleo para trabajadores de más edad (aproximadamente de 50 a 55 años), según Rodríguez, quien ha señalado que "ya se ha dado un paso en este sentido", en referencia a la enmienda del PSOE sobre los ERE de las grandes empresas en beneficios. La enmienda indica que las aportaciones económicas de las mismas se destinen a políticas activas de empleo "para los trabajadores de más edad".