Mercados

La prima de riesgo marca récord y deja al Ibex sin beneficios en el año

Una imagen de la Bolsa de Madrid.
Una imagen de la Bolsa de Madrid.

La Bolsa comenzó la jornada del viernes con cierto optimismo, después del descalabro generalizado que se vivió el jueves, que permitió al Ibex soñar con recuperar los 10.000 puntos. La pesadilla soberana, sin embargo, regresó pronto. A la falta de avances en la crisis griega, se le unía un fuerte castigo a la banca italiana, por las dudas ante su fortaleza, que se extendió con rapidez al resto del sector financiero europeo. El Ibex terminó bajando un 1,31% en el día, hasta los 9.812 puntos, lo que supone una caída del 3,18% en el conjunto de la semana.

Las pérdidas acabaron con los beneficios obtenidos por el Ibex durante 2011. El selectivo cae ya un 0,47% frente a su cotización del pasado 31 de diciembre. El paso del índice a saldo negativo llegó de la mano de la mayor cota alcanzada por la prima de riesgo de España desde su entrada en el euro. Este parámetro, que mide la percepción de solvencia de un país comparando el interés adicional que debe pagar por su bono a 10 años frente al alemán, llegó a marcar 285 puntos el viernes, aunque cerró algo por debajo. La cifra supera el récord anterior, los 283 puntos que marcó en noviembre de 2010, durante la debacle de Irlanda. Tanto el diferencial de este país como el de Portugal también rompieron sus máximos anteriores.

La Bolsa de Milán ha sido, con todo, la peor parada, con una caída semanal del 4,69%, mientras Londres ha cedido un 0,29%, París, un 0,86% y Fráncfort, un 0,49%.

Las cosas terminaron de forma ambigua en Wall Street, donde el Nasdaq cerró la semana con un alza del 1,39%, el Standard & Poor's perdió un 0,24%, y el Dow Jones registró un descenso del 0,58%.

Duro golpe para la banca italiana

El sector financiero europeo, sobre el que se han impuesto las ventas por la presión de Bruselas para que participen en el rescate griego, sufrió otro castigo el viernes, cuando el epicentro de la tragedia pasó de Atenas a Roma. La decisión de Moody's de poner bajo revisión a 16 entidades italianas despertó el temor a que la banca romana no pase los test de estrés en julio. El descalabro fue tal que se llegó a suspender la cotización de Unicredit e Intesa. Terminaron perdiendo un 5,54% y un 4,26%. En España, Santander y BBVA cerraron con caídas semanales por encima del 5,5%.