Festivales

Música y barro en Glastonbury

Festival de Glanstonbury
Festival de Glanstonbury

Este fin de semana los amantes de la música tienen una cita en Glanstonbury, en el sudoeste de las islas británicas. U2, Beyonce y Coldplay se encuentran entre las cabezas de cartel del festival británico.

Arranca el verano y con él llegan multitud de festivales musicales a lo largo de todo el planeta. Entre los primeros en aparecer en escena se sitúa el británico Glanstonbury, un mítico escenario de lluvia y barro.

Si el año pasado los irlandeses U2 liderados por Bono y The Edge se cayeron del cartel en el último minuto por problemas de salud del vocalista, este año se han convertido en la cabeza de cartel del festival. Además, se trata de la primera vez en la historia que el grupo acude a este festival donde tocarán en su propio escenario, si bien aún se desconoce si será el mismo que utilizaron para su última gira denominado "la garra" que tenía la posibilidad de girar 360º y ser rodeado por todo el público.

Todo entra en Glastonbury y el público podrá disfrutar un amplio abanico de sonidos que irán desde la presentación del último disco de Coldplay, a los contoneos y bailes de Beyonce, pasando por el inconfundible Morrissey.

También habrá espacio para disfrutar de B.B. King, antes de que en el mes de julio recale en Madrid junto con Raimundo Amador, o de Paul Simon. Una de las actuales reinas del soul, Janelle Monáe, descargará toda su carga de sonidos con los que vislumbró el pasado fin de semana en Madrid a los asistentes al Día de la Música con su mezcla de soul y funky.

Para los amantes de la música electrónica Primal Scream, Asian Dub Foundation y The Chemical Brothers actuarán viernes y sábado, respectivamente, mientras que Kaiser Chiefs tocarán el domingo.

Pero Glasto va más allá de la música. El Glastonbury Festival of Contemporary Performing Arts ofrece además danza, comedia, teatro y circo.

Sus cifras

- Acudirán más de 200.000 aficionados

- El precio de la entrada y el derecho a acampada cuesta unas 200 libras. Eso sí, las entradas están agotadas desde hace meses y se vendieron en tan solo cuatro horas.

- Cerca de 1.000 agentes de policía se ocuparan de la seguridad del evento.