Diario de a bordo

Hasta que las ranas críen pelo

La mañana empezaba bien, ya que se usaba la excusa de que Grecia había anunciado que iba a aprobar otro plan de ajuste. La subida era muy fuerte.

La realidad era otra distinta, simplemente que se rebotaba en la media de 200 del S&P una vez más y punto. No había que ponerle tres pies al gato.

17 de junio: el mercado rebota e inicia un rebote de varios días. Todas las crónicas lo tienen claro. Se sube porque el presidente francés y la líder alemana, han dicho que se va a arreglar lo de Grecia. Aquello parecía como decir que en Tarragona fa bon sol, pues estupendo, pero la realidad, la verdadera realidad era que el S&P llegaba al soporte super observado de la media de 200, y le entraba dinero.

24 de junio. Día de San Juan: Europa sube con violencia.

De nuevo la excusa es que ahora el gobierno griego va a sacar adelante su enésimo plan de ajuste. Eso sí, aún no lo ha aprobado el parlamento ni nadie se fía de nada. Pero las crónicas vertían ríos de tinta dejando claro que ese es el motivo de la subida. ¿Seguro?

Como en el día de la marmota la historia se repite, porque la verdadera razón vuelve a ser que se ha vuelto a rebotar contra la media de 200, y ha vuelto a resistir...

Pero no ha durado mucho la subida. Pronto ha vuelto la agresividad bajista.

¿Qué pasaba? Pues que de repente han empezado a llegar rumores intensos al mercado de que dos bancos italianos tenían problemas de capitalización. En concreto Unicredit e Intesa Sanpaolo.

Los dos han empezado a bajar de forma dura, han arrastrado a su sector, y han puesto a toda la deuda periférica muy nerviosa incluida la española. Se ha vendido con agresividad, y parece que se mete a otro país en la zona de castigo periférica, no es un buen asunto.

Al final el día ha terminado como el rosario de la aurora. Es lo que tiene que la desUE siga siendo incapaz de atajar por lo sano el enredo griego, el peligro de accidente cada vez es mayor.

Así que cerramos con todo igual, con Europa bajando ocho semanas seguidas por primera vez desde 1.998, y dependiendo de si aguanta la media de 200 del mini S&P 500 o no. Todo sigue muy confuso y peligroso.

Mucho me temo que nos esperan más idas y venidas con Grecia nos quedan hasta que las ranas críen pelo, incluso si la desUE comete el error de aprobar un nuevo plan de rescate, en lugar de tomar ya de una vez una solución estilo plan Brady, aceptando la cruda realidad que no es otra que Grecia está quebrada. Un plan Brady, bien hecho, ordenado, y con cabeza no tiene por que sembrar el pánico como dice el BCE. Más pánico da al mercado ver la cara de la alegría de la huerta con la que sale su presidente habitualmente :-)

Es muy importante ver además que pasa finalmente, como ya hemos repetido varias veces con la media de 200 del S&P 500, a veces estos indicadores técnicos pueden condicionar más al mercado que la situación macro.