Las dudas sobre la recuperación podrían retrasar la subida de tipos

El euríbor enfila en junio su primera caída mensual en seis meses

La incertidumbre vivida este mes en los mercados por las dudas sobre Grecia y la recuperación económica han alcanzado de lleno al euríbor, cuya cotización en junio ha sido muy inestable. Las tensiones siguen al rojo vivo, pero el indicador hipotecario va camino de anotarse la primera caída mensual en seis meses ante un posible retraso del alza de los tipos por parte de BCE.

Una caída muy ligera y apenas significativa, pero una caída después de una racha de seis meses consecutivos de repuntes. A falta de cuatro sesiones hábiles de cotización, la media mensual de junio del euríbor se sitúa en el 2,143%, por debajo del 2,147% del mes anterior. El principal indicador al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España bajó hoy por segundo día consecutivo. De continuar así hasta el cierre de mes, el índice lograría anotarse el primer descenso mensual desde diciembre de 2010, momento a partir del cual no ha dejado de subir.

El euríbor está viviendo un mes de junio de altibajos en línea con los mercados financieros, que día sí día también suben o bajan en función de las noticias que llegan sobre Grecia y la progresión económica global.

Por un lado, la crisis del país heleno, que ve peligrar su ayuda financiera para evitar la quiebra, ha desatado uno de los peores enemigos de los mercados: la incertidumbre. El aumento de las primas de riesgo de los países periféricos y de los tipos de interés de las últimas emisiones se ha trasladado al mercado interbancario. Así, la falta de confianza ha obligado a los bancos a subir igualmente los tipos de interés a los que se prestan dinero.

El euríbor se ha contagiado de la inestabilidad y apenas ha logrado mantener una tendencia diaria. No obstante, el índice hipotecario ha bajado hoy dos milésimas, hasta el 2,145%, después del compromiso de los jefes de Estado y de Gobierno para ayudar a Grecia.

Pero la volatilidad del euríbor responde más bien a las dudas sobre la recuperación económica tras los malos datos macro procedentes de Estados Unidos y China, que apuntan a una desaceleración del ritmo de crecimiento. Nuria Álvarez, analista de Renta 4, explica que las nuevas perspectivas económicas más pesimistas para lo que queda de año podrían retrasar el alza de tipos tipos por parte del BCE, en principio prevista para julio. "En la medida en que se confirme el empeoramiento de los datos económicos, una subida de tipos no sería lo más conveniente", afirma. "Las dudas sobre la recuperación podrían retrasar el alza de tipos a finales de año", apunta.

Álvarez sostiene que el posible descenso mensual del euríbor "es poco significativo y más bien se mantiene estable en el nivel del 2,14%". Una estabilidad que aguantará "hasta que las expectativas del mercado descuenten nuevas subidas de tipos".

Pese a la posible caída mensual, el euríbor seguiría 0,86 puntos por encima de los niveles de junio del año pasado, cuando marcaba el 1,281%, lo que supondría un encarecimiento de las hipotecas con revisión anual. Una hipoteca media de 150.000 euros a un plazo de 25 años y un diferencial de euríbor más 0,80% vería incrementada su cuota mensual en 47 euros.