Cambio de papeles en pocos años

América Latina minimiza Grecia y quiere enfriar la economía

Mientras Europa intenta encontrar una solución para su crisis, América Latina mira para la situación con un mixto de sorpresa y cautela. Sorpresa porque, al revés de los europeos, tiene buenas perspectivas económicas. Sin embargo, hay cautela porque existen problemas curiosamente generados por el reciente éxito económico.

América Latina, región con históricos problemas económicos y sociales, está por primera vez en la historia reciente en una situación más confortable que los países occidentales. Tras mantener una política económica pragmática y sacar a millones de personas de la pobreza, estos mercados -en especial los del Cono Sur, como Brasil, Chile y Uruguay- mantienen un fuerte crecimiento económico y continúa atrayendo inversiones.

"Estamos en un mundo inimaginable hace pocos años. Claro que la crisis europea nos afecta, pero la atención ahora es otra. El problema principal de nuestra región puede parecer un poco raro con la actual realidad europea, pues se trata de reducir el ritmo de actividad para que la economía no crezca tan rápido", explica Gabriela Mordecki, coordinadora del área de coyuntura de la Facultad de Economía de la Universidad de la República en Montevideo, Uruguay.

Para intentar enfriar la economía y, así, mantener la inflación bajo control, algunos países han empezado a subir los tipos de interés. En Chile, el movimiento fue lanzado en 14 de junio, cuando el Banco Central ha subido el tipo en 25 puntos, hasta los 5,25% anuales. En Brasil, el proceso ha comenzado en enero y el interés ya está 150 puntos más alto, en 12,25%.

"En el plano interno, las cifras de actividad, demanda y del mercado laboral dan cuenta del dinamismo de la economía", ha explicado la autoridad monetaria chilena después de elevar los tipos de interés. Sin embargo, el cuadro externo también ha influido. "La preocupación sobre el riesgo financiero en Europa se ha acentuado. Se observa un aumento en las primas de riesgo de diversos activos".

Con la crisis europea, la principal preocupación de los economistas de América del Sur esta en un eventual contagio vía mercados financieros. "Nos afecta más en el corto plazo. El mejor ejemplo está en la Bolsa de São Paulo, que tiene gran cantidad de extranjeros y está conectada con los otros mercados. Por eso, sufre cuando hay mucha volatilidad en Europa", explica Gabriela Mordecki.

Otra vía de contagio puede ser a través de la banca. En caso de que un país como Grecia anuncie una restructuración de la deuda, es probable que algunos bancos tengan problemas para cumplir los compromisos y, al mismo tiempo, los mercados deben cerrar el grifo de los préstamos.

Un ejemplo ocurrió en esta semana en el mercado de renta fija brasileño. Tras el anuncio de la agencia Moody's de que podría reducir la nota de la banca portuguesa, las tasas pagadas en los bonos de la filial brasileña del luso Banco Espírito Santo se han disparado en el mercado de renta fija de São Paulo. Según Bloomberg, el rendimiento de los papeles del luso BES con vencimiento en 2015 ha subido 191 puntos en una semana, hasta el 8,05% anual. Al mismo tiempo, el coste pagado por la banca de América Latina para captar ha subido solo 16 puntos en la misma semana.