Santander, una corrección que ya dura año y medio

Tras las duras bajadas de ayer del Santander, de casi un 5%, me he ido a echar un vistazo al gráfico de la que es la segunda empresa con mayor capitalización del Ibex a ver qué podemos esperar desde el punto de vista técnico.

Si miramos un gráfico semanal, lo primero que llama la atención es la casi perfecta vuelta en V que protagonizó entre marzo de 2009 y enero de 2010, y digo casi perfecta porque curiosamente cayó durante 43 semanas y la vuelta hasta máximos se produjo en 44 semanas. Curiosidades de los mercados.

Después de tan abultada subida, que llevó al Santander desde los 3,32 euros hasta los 10,94 (aclaro que uso un gráfico con los dividendos descontados), el valor se ha metido en un proceso correctivo que dura ya 75 semanas, casi año y medio, y que está por ver por dónde se cierra.

Desde máximos ,se puede dibujar una directriz bajista a la que se ha acercado en numerosas ocasiones y que por el momento ha sido incapaz de superar. Esa es la línea que, de superarse, podría cerrar el proceso correctivo en el que lleva tanto tiempo metido, y que actualmente pasa un poco por debajo de los 8,50 euros. Además, en ese entorno hay resistencia natural y pasan cerca las medias de 200 semanas simple y la exponencial de 50, ambas muy seguidas, lo que hace de ese nivel un punto de resistencia muy fuerte. Más arriba las siguientes resistencias están en los 9 euros, 9,40 y 9,92.

Si miramos hacia abajo en el gráfico, la gran zona de soportes está en los 6,80-7,00 euros, siendo este último nivel el que separa al banco de una simple corrección a un cambio de tendencia de medio/largo plazo. La subida fue muy vertical y por debajo de ese nivel cuesta ver soportes de envergadura. Seguramente el 61,8% de fibonacci de toda la subida en 6,23 euros pudiera detener el precio, pero si llegara allí sería porque ha perdido los 6,80, por lo que posiblemente solo fuera una parada temporal.

Si miramos un gráfico diario para ver la posible evolución de más corto plazo, vemos que el aspecto es bastante débil, cotizando por debajo de la media de 200 días. En siete ocasiones desde que la perdió en febrero de 2010 se ha intentado volver a situar por encima de ella y en todas ha fracasado y ha vuelto a caer. La última vez en marzo de este año y desde entonces se ha acercado en hasta cuatro ocasiones desde abajo y ha sido rechazado.

Con la caída de ayer confirma la pérdida del soporte que tenía en la zona 7,70-7,80 euros, lo que hace peligrosa la pérdida potencial de los mínimos de la semana pasada en 7,50. Si perdiera ese nivel en cierres es probable que bajara a buscar apoyo a los niveles mencionados más arriba de 6,80-7 euros, donde debería rebotar si no quiere cambiar su tendencia de lateral-bajista a bajista a secas.

Parece que los mercados están penalizando su exposición al mercado español, y en particular a los bonos españoles, porque su exposición al resto de países con problemas de deuda es bastante escasa para el tamaño del banco. Tan solo en Portugal tiene algo más de exposición, porque la que tiene en Grecia e Irlanda es muy pequeña comparada con el balance del banco.

En resumen, Santander se mantiene en una posición delicada, a medio camino de las resistencias y soportes importantes para el medio plazo. Quizás lo más prudente sea esperar a ver por donde se decanta antes de tomar ninguna posición.

Mientras los problemas de deuda sigan de actualidad, y parece que eso va a ser durante bastante tiempo, mejor mirar otros sectores más defensivos o simplemente estar en liquidez hasta que los mercados estén más tranquilos y se vea más claramente que la recuperación económica está en marcha.