Nuevo escollo

El PP de Álava retira su apoyo a la fusión de las cajas vascas

La fusión fría de las tres cajas vascas (BBK, Kutxa y Vital) puede acabar en el congelador. El PP de Álava ha rechazado validar una operación de integración que le adjudica a la caja alavesa Vital el 9% del nuevo banco.

La postura del PP alavés se produce una vez conocidos los porcentajes que tendrá cada caja en el nuevo banco. Según las valoraciones realizadas por AFI, a BBK se le ha adjudicado una horquilla accionarial de entre el 59 y el 61% del capital, a Kutxa de entre un 29% y un 31% y a Vital un 9%. Estos porcentajes se podían afinar la próxima semana y antes del jueves, día 30, cuando los respectivos consejos tienen previsto aprobar la fusión fría.

La decisión del PP de Álava puede poner una nueva piedra en el camino de la fusión cuando todavía está en duda si los gestores de Kutxa pueden contar con el apoyo suficiente para conseguir que la asamblea de la entidad de ahorro guipuzcoana apruebe el proyecto en septiembre. En Vizcaya, los responsables de BBK, caja llamada a liderar la operación, cuentan con los apoyos políticos e institucionales suficientes para continuar con la operación.

El peso del balance de Vital Kutxa y Kutxa en los últimos cinco años ha ido disminuyendo en la medida que ha aumentado el de BBK, entidad que entre otras operaciones se ha hecho con el control de Cajasur. Sin embargo, el reparto en el capital de nuevo banco, al que las tres cajas de ahorro tienen proyectado traspasar todos sus activos, ha despertado el recelado del PP de Álava. En un comunicado ha asegurado que la negociación de los presidentes de las tres cajas "minusvalora el peso y el valor de la caja alavesa y del mercado que ocupa". Añade que el valor de Vital Kutxa era hace cuatro años "del 15% en una posible fusión, por lo que no se justifica este 9% que recibirá de la entidad alavesa a cambio de traspasar su negocio". Por ello considera que dadas las circunstancias no respaldará "el procedimiento acordado para articular la fusión fría a través de la venta de activos al banco de la BBK, puesto que supone un perjuicio para Álava".

El criterio sostenido por el PP alavés no es compartido por los miembros de la formación popular en Vizcaya. Fuentes cercanas al PP en territorio vizcaíno aseguran que BBK ya está realizando un esfuerzo por ceder posiciones en el nuevo banco "cuando su balance real le da más del 60% del capital en el nuevo banco". "Quienes necesitan la fusión son Vital y Kutxa. BBK, sin embargo, puede continuar en solitario o afrontar otra operación similar", han sentenciado.