Bajo fianza

China libera al disidente Ai Weiwei

El artista chino Ai Weiwei ha sido iberado hoy bajo fianza por su "buena actitud y tras confesar sus delitos", después de que el pasado 3 de abril fuera detenido sin mediar una orden oficial.

Ai Weiwei, acusado de delitos como evasión fiscal y pornografía por las autoridades chinas, es el artista chino más conocido fuera del país asiático, además de un cáustico crítico del régimen de su país que le ha causado problemas con el régimen chino. El artista, hijo del célebre poeta Ai Qing, un escritor afín al maoísmo que sufrió sin embargo las purgas contra los intelectuales en los años 50 y 60, ha usado su fama, dentro y fuera de China, para apoyar numerosas causas de derechos humanos, desde el apoyo público al Premio Nobel de la Paz 2010, Liu Xiaobo, en prisión desde 2009, a la defensa de las víctimas del terremoto de Sichuan de 2008.

Weiwei, nacido el 28 de agosto de 1957 en Pekín, conoció de cerca la cara más amarga del maoísmo al pasar junto a su familia cinco años en un campo de trabajo en la región de Xinjiang (noroeste), adonde fue deportado su padre por ser considerado un intelectual "derechista". Al mismo tiempo, ha sido considerado por algunos un protegido del régimen, por ser descendiente de un poeta revolucionario, e incluso se comentó que Pekín toleraba hasta cierto punto sus críticas, muchas veces radicales e irónicas, a pesar de su arresto domiciliario en noviembre de 2010 o la agresión policial sufrida en agosto de 2009.

A causa de esa paliza, cuando se disponía a asistir como testigo al juicio contra el activista Tan Zuoren por investigar la influencia de la corrupción local en la muerte de miles de niños por el desplome de escuelas en el terremoto de Sichuan, sufrió un derrame cerebral del que tuvo que ser operado en Berlín (Alemania). Mas tarde, el artista organizó una exposición en la que mostraba detalles fotográficos de sus lesiones y la atención médica que precisó, convirtiendo la radiografía de su cráneo en un símbolo silencioso de disentimiento en la red china.

Mostraba su activismo a diario a través de su cuenta en Twitter (usuario aiww), con más de 70.000 seguidores y donde, en mandarín, criticaba muchos aspectos del régimen comunista, al que ha llegado a tachar de "inhumano".