Gómez afirma que el texto introduce más flexibilidad en las empresas

El Congreso convalida el decreto de la negociación colectiva con el único apoyo del PSOE

El Pleno del Congreso de los Diputados ha convalido el decreto ley de reforma la negociación colectiva con el único apoyo de los diputados del PSOE y gracias a la abstención de CiU, PNV, CC y UPN frente al rechazo del PP, ERC, IU-ICV, BNG y UPyD.

Tras un extenso debate de más de dos horas, durante el que el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ha tomado la palabra en varias ocasiones para responder a distintos portavoces, la norma ha salido adelante por 169 votos a favor, 20 abstenciones y 159 en contra.

Eso sí, hubo unanimidad para que la norma se tramite como proyecto de ley, lo que permitirá a los socialistas negociar con la oposición la introducción de enmiendas al texto.

Tras su aprobación, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ha garantizado que el Gobierno tiene la intención de mantener el "equilibrio" entre las necesidades de las empresas y las aspiraciones de los trabajadores en la reforma de la negociación colectiva que acaba de iniciar su tramitación parlamentaria, aún a costa de ampliar las materias en discusión a otras que inicialmente no incluía el decreto.

El ministro, que se ha mostrado "satisfecho por el resultado de la votación", ha indicado que no se producirá ninguna modificación "sustancial" en la líneas "globales" del decreto: la ultraactividad de los convenios y la flexibilidad interna de las empresas.

"No adelantemos acontecimientos"

No obstante, ha admitido que es posible una revisión del plazo de prórroga de los convenios que no sería relevante. "En vez de ocho pueden ser siete, en vez de catorce pueden ser trece, pero sí siguen sustancialmente similares, no habrá ninguna dificultad", ha incidido.

Asimismo, ha pedido "no adelantar acontecimientos" sobre el contenido exacto de las enmiendas que el PSOE pactará con los nacionalistas, en particular en la relativa al límite del 5% de horas anuales que pueden fijar libremente los empresarios. "Habrá más flexibilidad, pero pactada", ha incidido.

Salarios y productividad

Respecto a la "mejor relación" entre salarios y productividad, Gómez ya había remarcado durante el debate ante el Pleno que el Estado no tiene poder en este aspecto sobre el sector privado.

"Es preciso reformar el sistema, sí, pero sin romper el equilibrio ni darle el poder a una de las partes, pues rompería la negociación colectiva y desintegraría un modelo que ha funcionado bien en los últimos treinta años", ha señalado.