Mercado inmobiliario residencial

Catalunya Caixa sugiere rescatar la ayuda fiscal por compra de casa en 2013

El último informe sobre el mercado inmobiliario residencial en España elaborado por Catalunya Caixa estima que el stock de viviendas a finales de 2010 era de unas 800.000 casas nuevas sin vender ni alquilar. Sobre el calendario de absorción que prevén para dicho excedente, este oscila bastante según sea la provincia de la que se trate. Así, mientras el stock de Badajoz y Salamanca será absorbido este año, para liquidar el de Madrid habrá que esperar a 2013, a pesar de ser uno de los más bajos entre las grandes urbes. Y no será hasta más allá de 2015 cuando se logre la absorción del excedente de capitales como Barcelona, Alicante, Castellón, Murcia o Toledo.

El catedrático de Economía Aplicada Josep Oliver, director de este informe, aseguró ayer durante la presentación en Madrid del mismo que la Administración puede contribuir a que esa absorción sea más rápida rescatando la deducción fiscal por compra de casa una vez se logre reducir el déficit público al 3% del PIB, previsto para 2013. Además, Oliver abogó por crear más incentivos al alquiler y defendió instaurar un régimen fiscal especial para atraer a los compradores extranjeros.

En cuanto a la evolución futura de los precios inmobiliarios, el informe de la caja estima que para volver a los niveles de accesibilidad registrados en el periodo 1998-2003, estos tendrían que reducirse entre un 10% y un 15% adicional al ajuste que llevan acumulado desde el inicio de la crisis (que el Ministerio de Fomento estima en un 15% de promedio y otros estudios lo elevan a más del 20%).

No obstante, el informe de Catalunya Caixa defiende que no se puede hablar de cifras para todos los territorios por igual, ya que en ciudades como Madrid capital, donde su stock apenas representa el 0,4% del total de su parque inmobiliario, "hablar de caídas de precios adicionales no tiene sentido", aclaró Oliver.

Refinanciaciones

Catalunya Caixa refinanció 3.500 créditos a familias de enero a marzo para dar a sus clientes la "máxima flexibilidad" y que estos disminuyan "los efectos derivados de su reducción de ingresos". La entidad observa una "clara tendencia a la baja" de estas operaciones.