Antes de que el primer ministro dé a conocer el nuevo ejecutivo

Dos diputados del gobierno de Papandreu dimiten

Horas antes de que el primer ministro griego dé a conocer la reforma de su ejecutivo, dos diputados han presentado su dimisión por no compartir la política económica del gobierno. Las medidas de austeridad no solo provocan encontronazos con la oposición sino que además está resquebrajando la unidad del partido socialista heleno.

Dos legisladores han presentado este jueves su renuncia por tener discrepancias con la política económica de Papandreu. No obstante, estos acontecimientos no afectarán a la mayoría parlamentaria del primer ministro ya que, según fuentes parlamentarias serán reemplazados.

Las medidas de austeridad exigidas por la UE y el FMI para que Grecia reciba el quinto tramo de ayuda mantenían divididos a Gobierno y oposición. Pero hoy las discrepancias han llegado hasta el propio ejecutivo. A ello hay que sumarle la falta de un acuerdo para la creación de un gobierno de unidad nacional que llevará hoy al primer ministro, Yorgos Papandreu, a anunciar la remodelación de su gabinete y a la petición de un voto de confianza en el Parlamento.

En un mensaje difundido ayer por televisión, el primer ministro heleno comunicó al país que hoy anunciaría la composición del nuevo gobierno ante la falta de acuerdo con la oposición para formar un ejecutivo de unidad nacional que permita al país salir de la crisis con la inestimable ayuda de la UE y el FMI. Además señaló que se sometrá a una moción de confianza, prevista para el próximo martes, según fuentes parlamentarias.

El diario heleno Kathimerini publica hoy que el futuro gabinete de Papandreu estará compuesto por 15 carteras e incluirá a varios independientes como el exvicepresidente del BCE, Luca Papademos.

La aprobación de un nuevo plan de austeridad, que supone un fuerte reajuste económico, mantiene divido al país. Las exigencias impuestas por Bruselas y el FMI para la recepción del quinto tramo de ayuda deberían estar pactadas antes del 29 de junio. Sin embargo, el partido Nueva Democracia exige a Papandreu que renegocie las condiciones del rescate.

El mandatario ha acusado al principal partido opositor de utilizar las impopulares medidas de forma partidista. Asimismo, indicó que su gobierno ha estado trabajando durante 20 meses para "salvar al país de la quiebra" y pide a la oposición que se sume a ello porque el esfuerzo nacional se entiende como un "deber nacional y no partidista".

La pasada jornada, el primer ministro, realizó varias llamadas telefónicas con el objetivo de conocer la disponibilidad de los líderes de la oposición a participar en un gobierno de unidad que le permita obtener el apoyo suficiente para aprobar el programa de austeridad y las privatizaciones que ha de poner en marcha. Ante la poca predisposición de formar un gobierno de concentración, el propio Papandreu anunció su posible dimisión, pese a que hasta el momento se había negado a adelantar las legislativas.

Después de conocerse esta noticia el euro cedió hasta los 1,42 dólares y la bolsa de Atenas llegó a hacer un 3% aunque finalmente la sangría se detuvo y cerró la sesión con un descenso del 1,88%.

El Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok) posee una mayoría absoluta de 155 escaños frente a un total de 300 y necesita de 151 votos para que salga adelante su programa económico.

Mientras en el Parlamento los partidos discutían el nuevo programa económico previsto para 2012-2015 que pretende ahorrar al Estado 28.000 millones de euros, en la calle se desarrollaba la tercera huelga general que no consiguió paralizar al país como en ocasiones pasadas, pero que obstaculizó parte de los servicios básicos como el transporte o los hospitales.