A finales de este mes se decidirá si se suprime desde julio este límite

Industria cifra en 200 millones el ahorro en dos meses por limitar la velocidad del tráfico

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, adelantó ayer en el Congreso que la decisión del Gobierno de reducir el límite de velocidad en autopistas y autovías de 120 a 110 kilómetros por hora ha generado en marzo y abril un ahorro de 200 millones de euros. Sebastián detalló igualmente que en esos dos meses, los primeros desde que se implantara la medida el 4 de marzo, el consumo de combustibles para automoción cayó en un 5,8% con respecto al mismo periodo que 2010, En concreto, supuso un 8% menos de consumo de gasolina, y un 5% menos de consumo de gasóleo para automoción.

"Ello supone un ahorro de 2,1 millones de barriles de petróleo, unos 200 millones de euros, dinero que se ha quedado en España, que ha podido ser consumido o invertido", respondió Sebastián al portavoz del PP en materia de Tráfico, Federico Souvirón.

Sebastián resaltó que a finales de este mes el Gobierno decidirá si se suprime desde julio este límite de velocidad, indicando que ello se hará "en función de lo que le convenga a los intereses de España".

Souvirón, por su parte, recalcó que la medida nació de la más absoluta "improvisación" y sin recabar la opinión de los sectores económicos afectados. Es más, le reprochó que el Ejecutivo se haya gastado 250.000 euros en "adulterar" las señales de tráfico, que tienen que reunir unas determinadas características técnicas y le alertó de que cuando decida cambiar las correspondientes a los 110 kilómetros por hora supondrá igualmente "un gasto". "Yo le pido que revisen esta medida a partir del 1 de julio", subrayó el portavoz popular.

El barril de crudo Brent, de referencia en la Unión Europea, cotiza en la actualidad muy próximo a los 120 dólares, por encima de los 116 dólares en los que estaba situado a principios de marzo cuando se aprobó tal medida. La factura española en importaciones de petróleo y derivados ronda los 50.000 millones de euros anuales.