El Fenómeno en otro campo

Ronaldo y Real Madrid vuelven a cruzar sus caminos

El eterno '9' de la selección brasileña juega ahora en otro campo: el de los negocios. Como empresario, defiende los contratos de imagen de jugadores como Neymar, que podría estar cerca de fichar por el club madridista.

El ex goleador Ronaldo durante su despedida en el partido amistoso entre Brasil y Rumanía en el estadio Pacaembu de Sao Paulo
El ex goleador Ronaldo durante su despedida en el partido amistoso entre Brasil y Rumanía en el estadio Pacaembu de Sao Paulo

A finales de 2008, Ronaldo preparaba su salida del fútbol y los rumores apuntaban a que el jugador podría volver a su ciudad natal, Río de Janeiro, para terminar su carrera en el equipo del Flamengo. Pero el jugador hizo, quizá sin querer, otra jugada maestra y optó por el Corinthians, el equipo más popular de la capital financiera latinoamericana, São Paulo.

En la metrópoli brasileña, "El Fenómeno" no hizo un trabajo brillante con el Corinthians. Aunque el equipo logró ganar la Copa de Brasil y el Campeonato Paulista en 2009, fue eliminado del sueño de la Copa Libertadores de América de 2010 en los octavos de final precisamente a manos del Flamengo.

Pero, bajo el aire condicionado de las oficinas, el máximo goleador en la historia de los mundiales de fútbol ha acumulado mejores partidos. Recién llegado la ciudad, Ronaldo hizo nuevos y distintos amigos. En su agenda, los jugadores de futbol perdieron espacio a favor de publicistas y empresarios del entretenimiento. Fue la semilla para un gran proyecto empresarial.

De las nuevas amistades surgió la idea de intentar aprovechar el crecimiento económico brasileño en los años que antecederán al Mundial de Fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016, ambos en el país sudamericano.

Así, Ronaldo hizo una jugada con el mayor grupo de publicidad del mundo, la empresa inglesa WPP. En septiembre del año pasado, lejos del césped, el Fenómeno y los ingleses firmaron un contrato para crear la "9ine", empresa de publicidad deportiva con oficinas en São Paulo y Londres. Ronaldo y el grupo inglés tienen cada uno un 45% de las acciones.

Cuando el contrato de creación de la empresa fue firmado, el director ejecutivo de WPP, Sir Martin Sorrell, explicó que la nueva empresa era el resultado de su apuesta de que "esta década será, definitivamente, la década de Brasil y América Latina". "Ronaldo es uno de los mejores jugadores de fútbol de la historia. Ahora, afortunadamente, jugará para WPP", dijo.

En un moderno inmueble de paredes acristaladas en la Avenida São Gualter, en el área oeste de São Paulo, Ronaldo es el principal ejecutivo de una empresa que quiere ser la líder mundial en el marketing deportivo y también una referencia en gestionar carreras de jugadores de fútbol. Ahora, los objetivos de Ronaldo pasan por conseguir contratos de patrocinio a sus deportistas y gestionar la imagen de los jugadores.

Entre los primeros deportistas asesorados, están dos de las mayores estrellas del fútbol brasileño actual: el delantero Neymar (Santos F.C.) y el centrocampista Lucas (São Paulo F.C.).

En la oficina de 9ine, Ronaldo ha cambiado la equipación de fútbol por la ropa informal, como camisas de colores discretos y sólo en ocasiones muy en especiales, la corbata. Llega por la mañana y, como principal ejecutivo, acompaña el trabajo de los publicistas, tiene reuniones con los anunciantes y con los deportistas. Cuando la agenda está llena, su secretaria pide comida en la oficina para continuar trabajando.

"Estoy encantando con este nuevo mundo. Vengo todos los días a la oficina y estoy aprendiendo mucho. Sigo a la gente en la creación, la planificación y el desarrollo de las campañas. Estoy muy orgulloso", ha dicho el jugador en una entrevista reciente a la televisión brasileña.

Su faceta empresarial empezó en 1998

Aunque la gran jugada la llevó a cabo hace pocos meses, la vida empresarial de Ronaldo no es tan nueva. En 1998, año del Mundial de Francia y en el que defendía la camiseta del Inter de Milán, el Fenómeno inauguró su primer proyecto: la discoteca "R9" en Rio. La primera letra de su nombre y el dorsal de su camisa acompañaron a Ronaldo en otros proyectos.

En 2002, después de sufrir sus primeros problemas en la rodilla, el jugador abrió una clínica de fisioterapia también en Rio, la "Fisio R9". El último negocio en su ciudad natal fue la construcción de un edificio de seis plantas alquilado a una universidad privada. En la Universidade Estácio de Sá, los alumnos también lo llaman el edificio de "R9".

En 2005, durante su etapa en el Real Madrid, un grupo de empresarios invitó a Ronaldo y al entrenador de la selección brasileña de voleibol Bernardo Rezende a crear una red de gimnasios en Brasil, la "Body Tech". En poco más de años, la empresa ya está en cinco estados y suma casi 50 mil alumnos. La compañía, que tiene al Fenómeno como socio, planea su entrada en la Bolsa de Valores de São Paulo en 2015, antes de los Juegos Olímpicos de Rio.