La prima de riesgo de España, a 260 puntos

Salgado ve un "estímulo" en las tensiones de los mercados de deuda para seguir con las reformas

Dice que los trabajadores "deben continuar contribuyendo a mejorar la productividad y competitividad de las empresas"

Miguel Ángel Fernández Ordóñez y Elena Salgado, en la presentación del libro 'Testigos. 25 años de economía española'
Miguel Ángel Fernández Ordóñez y Elena Salgado, en la presentación del libro 'Testigos. 25 años de economía española'

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha asegurado que las tensiones en los mercados de deuda, que han disparado la prima de riesgo de España hasta los 260 puntos básicos, "lejos de desanimar deben ser un estímulo adicional para seguir con las reformas".

"Sinceramente, hubiera preferido que la crisis no llegara o no fuera tan intensa, pero ya que no ha estado en nuestra mano, vamos a ver si nos preparamos para el futuro", indicó durante la presentación del libro Testigos. 25 años de economía española, con motivo del 25 aniversario de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), en la que constató que pese a la volatilidad de los mercados los tipos de interés que soporta España son aproximadamente un tercio de los que se registraban hace 25 años.

Dicho esto, Salgado afirmó que la economía española se encuentra "en una etapa avanzada del equilibrio necesario" y que "existen argumentos sólidos para seguir confiando en el potencial de crecimiento de la economía en el medio plazo".

Si bien, días después de que el Ejecutivo haya aprobado la reforma de la negociación colectiva, la vicepresidenta económica del Gobierno enfatizó que "los trabajadores deben continuar contribuyendo a mejorar la productividad y la competitividad de las empresas".

Las reformas y la flexibilidad

Por otro lado, Salgado señaló que las medidas en materia laboral "deben facilitar la flexibilidad de las empresas" para poder reabsorber el paro, a lo que añadió que la reforma del sistema financiero está dotando de "más transparencia y solvencia" al sector, requisitos que consideró "esenciales" para que las condiciones crediticias mejoren.

Asimismo, la vicepresidenta económica del Gobierno dijo que "se requiere del esfuerzo de todas las administraciones públicas" para reducir el déficit público y les pidió que sean "más austeras y más eficientes", concretamente, reduciendo duplicidades.

Por último, Salgado indicó que la demanda interna va a seguir contenida en el medio plazo, por lo que apostó por la internacionalización de las empresas españolas. Para Salgado, todas estas reformas dotarán a la economía de "más flexibilidad para adaptarse" a una contexto cambiante.