140 trabajadores afectados

La plantilla de La Naval inicia un paro indefinido contra el ERE del 40%

Los trabajadores del astillero La Naval, de Sestao (Vizcaya), han iniciado hoy una huelga indefinida en protesta por el expediente de regulación de empleo que ha presentado la empresa para el 40% de la plantilla.

El ERE presentado hoy ante el Gobierno Vasco afecta a 148 trabajadores de los 360 que componen la plantilla actual. El ajuste no ha contado con el acuerdo del comité de empresa, que no ha aceptado el plan de posibles reubicaciones laborales que se proponían en él. El sindicato ELA ha considerado a través de un comunicado que el plan de reubicaciones presentado por la compañía "denigra" a los trabajadores afectados.

El expediente de regulación recoge, según la empresa, un Plan de Acompañamiento Social que "evita que el número de afectado sea mayor" y la posibilidad de recuperar determinados "servicios externos que, de ser aceptados por el comité de empresa, podrían reducir la cifra de afectados".

La Naval se privatizó en la última reconversión de los astilleros públicos españoles, en ese momento llamados Grupo Izar, a finales de 2006, cuando la SEPI vendió el astillero vizcaíno a Construcciones Navales del Norte, un consorcio formado por Astilleros Murueta (34,36 %), Ingeteam (34,36 %), Iniciativas Navales del Norte (12,37%), Naviera del Nervión (10,31 %) y Grupo Knutsen (8,60 %). Recientemente, el Gobierno vasco ha manifestado su intención de entrar en su capital, liderado por Ingeteam.

La Naval consiguió a primeros de mayo la construcción de un buque encargado por la naviera belga Jan de Nul, con una duración de la carga de trabajo estimada hasta marzo de 2013. El pasado 26 de mayo los sindicatos y la dirección de La Naval acordaron iniciar la negociación de la reubicación de la veintena de empleados para los que el recorte de plantilla anunciado en la empresa suponía un despido "traumático", ya que los otros 126 operarios afectados son mayores de 50 años y podrían prejubilarse por estar amparados por las garantías suscritas por la SEPI cuando vendió el astillero