Apertura de sesión

¿Romperá Wall Street con la racha bajista?

Se espera una apertura alcista en las bolsas americanas tras encadenar ayer su sexto día de caídas consecutivo.

Las subidas en el nocturno de los futuros americanos apuntan a un rebote en la apertura de las bolsas americanas tras encadenar seis jornadas consecutivas en negativo, una racha que no se veía desde febrero de 2009.

De momento no parece haber hecho mella el dato de peticiones de subsidio de paro semanal que ha salido peor de lo esperado. Se esperaba una bajada desde las 422.000 del mes pasado hasta las 415.000 y el dato ha sido de 427.000.

El BCE ha mantenido tipos en el 1,25% y Trichet en la rueda de prensa posterior ha dejado entrever que subirán tipos el mes que viene. No parece que estén las cosas para subidas de tipos dada la debilidad de algunos países de la eurozona y el posible enfriamiento de Estados Unidos, pero dado que su único mandato es la vigilancia de la inflación y ésta está por encima de su objetivo parece que es lo que van a hacer. Quizás convendría cambiar el mandato del BCE y hacer como en Estados Unidos, donde también tienen en cuenta el empleo.

A las dos y media también se ha publicado el déficit comercial del mes de abril que ha quedado mejor de lo esperado compensando en parte el mal dato de peticiones de desempleo.

A las 16:30 se dará el dato de inventarios al por mayor de abril.

Ayer en el Libro Beige de la FED reconocían que la economía va algo peor de lo esperado, con cuatro de los doce distritos desacelerándose, uno expandiéndose y el resto sin cambios, lo que provocó un cierre bajista.

El dólar sube ligeramente frente al euro y el petróleo extiende las subidas de ayer tras no llegar sus miembros a ningún acuerdo en la reunión de la OPEP. Arabia Saudí defendía una subida de producción que finalmente no se aprobó por falta de consenso.

En cuanto a noticias corporativas, Texas Instruments ha dado resultados y ventas peores de lo esperado, aunque no le está pasando factura de momento en preapertura.

Nokia sigue con su racha de malas noticias. S&P le rebaja el rating un escalón y HSBC le da una fuerte bajada de precio objetivo desde 6,50 a 4,40.

En el apartado técnico, el futuro de junio del SP se mantiene cerca de los niveles de cierre de ayer del contado. En las últimas sesiones ha dejado una directriz bajista, que en la apertura pasará por los 1.283 aproximadamente, cuya ruptura podría provocar un rebote al alza. Por encima ha dejado resistencias en 1.286,50 y 1.295. Por abajo soporte muy débil en los mínimos de la sesión nocturna (1.270 puntos) y soporte fuerte en el entorno de los 1.250.