_
_
_
_
Medidas contra la crisis

Portugal planea más subidas fiscales y privatizaciones

El nuevo Ejecutivo reducirá un 1% el empleo público en la Administración central y un 2% en regiones y municipios

El próximo Gobierno del conservador Pedro Passos Coelho, ganador de las elecciones celebradas el pasado domingo, ya ha elaborado un proyecto sobre las medidas que tomará a corto plazo para sanear sus deterioradas cuentas públicas.

Las noticias no son nada buenas para los contribuyentes lusos que verán como el Ejecutivo aprueba una revisión catastral al alza en el segundo semestre de este año, lo que elevará el impuesto municipal de inmuebles (el IBI portugués). La medida se acompañará con un incremento de los tipos a partir de 2012. También subirán, antes de finalizar este año, el impuesto de matriculación y sobre el tabaco. Y, si ello no fuera suficiente, el Gobierno portugués eliminará deducciones e incentivos fiscales en la mayoría de tributos, lo que equivale a un incremento de la presión fiscal. Y, en el cuarto trimestre, el Ejecutivo luso subirá el IVA que se aplica sobre la electricidad y el gas, cuyo gravamen actualmente se sitúa en el 6%.

Por otro lado, Passos Coelho, asume el programa de privatizaciones anunciado por el anterior Gobierno de José Sócrates y valorado en 5.500 millones. Sin embargo, plantea acelerarlo. Su intención es cerrar la privatización de la aerolínea TAP y de las energéticas EDP y REN antes de finalizar este año. También pretende acelerar la privatización del Banco Portugués de Negocios. Además, Passos Coelho iniciará una segunda tanda de privatizaciones y se compromete a identificar empresas susceptibles de venderse antes de finalizar el próximo año.

Y si bien el anterior Ejecutivo ya aprobó una rebaja del sueldo de los funcionarios, el nuevo Gobierno conservador planea reducir un 1% anual el número de empleados públicos de la Administración central hasta 2014, un porcentaje que aumentará hasta el 2% en el caso de los funcionarios de regiones y municipios. Con estas medidas, Portugal -que recibió unas ayuda financiera de 78.000 millones por parte de la UE y el FMI- confía en cumplir la senda de reducción de los números rojos impuesta por Bruselas. La economía lusa registró un déficit público del 9,1% del PIB en 2010 y se ha comprometido a rebajar esa cifra al 3% en 2013.

El partido conservador también planea incentivar a los médicos para que receten productos farmacéuticos genéricos en lugar de las marcas conocidos y más caras. Por otra parte, también iniciará conversaciones con el Gobierno español para "acelerar el funcionamiento de un mercado ibérico para el gas natural".

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_