Los expertos retrasan la subida de los tipos a julio

Con Trichet en los talones

El crecimiento a dos velocidades, los problemas de deuda de los países periféricos y la inflación son los factores que determinarán una subida de tipos que la mayoría de los expertos descartan este mes y esperan para julio.

Jean Claude Trichet, presidente del BCE.
Jean Claude Trichet, presidente del BCE.

No se esperan grandes novedades en la cita mensual del BCE mañana jueves. El presidente de la autoridad monetaria europea, Jean Claude Trichet, dejó entrever en la pasada reunión que los tipos se mantendrían en el 1,25%, al menos hasta julio. La mayoría de los analistas considera que ése será el mes escogido por el regulador para elevar en un cuarto de punto el precio del dinero, medida que ya tomó en abril cuando rompió con 15 meses de los tipos en su mínimo histórico.

Las presiones inflacionistas son la gran preocupación del organismo europeo. No obstante, como señala Natalia Aguirre, de Renta 4, se trata de una inflación "coyuntural" motivada por el aumento del precio de las materias primas. Además, esta experta considera que el alza de los precios empezará a moderarse, y más aún después de que la OPEP haya anunciado su intención de incrementar la producción de petróleo en un millón y medio de barriles diarios. Finalmente, la OPEP no logró un acuerdo para aumentar la producción.

El acuerdo hubiera contribuido a disminuir la incertidumbre que rodea al aumento del IPC en la eurozona, del que no se sabe a ciencia cierta hasta qué punto tocó techo el pasado abril. Ese mes, el indicador repuntó hasta situarse en el 2,8%. Aguirre espera una normalización progresiva de la política monetaria y que Trichet mantenga el actual discurso de ligeros ascensos. Sin embargo, esto no significaría en ningún caso que se retornase a niveles previos al estallido de la crisis.

Por su parte, Valentí Pich, presidente del Consejo General de Colegios de Economistas, considera que la inflación supone una pérdida de competitividad y que no se puede mantener una situación prolongada de los tipos en mínimos.

El crecimiento a dos velocidades en la zona euro debería tenerse en cuenta a la hora de tomar cualquier decisión, algo en lo que coinciden todos los expertos. Por un lado existen países con una situación robusta, como sería el caso de Alemania o Francia, mientras que otros atraviesan una coyuntura delicada, acosados por sus problemas de deuda.

Una vez que el precio del dinero alcance el 1,5%, como prevé el mercado en julio, la escalada de los tipos se frenaría hasta final de año. En esta línea apuntan las estimaciones de Gregorio Izquierdo, director de estudios del Instituto de Estudios Económicos. La situación queda condicionada a la convergencia de la inflación general y la subyacente y por las dudas que sobrevuelan el mercado financiero.

En octubre, italiano Mario Draghi sucederá en el cargo a Jean Claude Trichet. El futuro presidente del BCE es partidario de una política monetaria menos expansiva, pero muchas de sus expectativas deberán sopesar el momento que atraviesan algunas economías como la griega. A mediados de junio la UE aprobará el segundo rescate a Grecia después de que la pasada semana tanto Europa como el FMI acordaran la liberación del quinto tramo de la intervención que asciende a 12.000 millones de euros.

Mientras Europa discute sobre nuevas subidas de tipos en EE UU, la Reserva Federal parece tenerlo más claro, no habrá ningún movimiento hasta que el mercado laboral no muestre signos de recuperación. Los datos de empleo correspondientes al mes de mayo fueron decepcionantes. La tasa de paro subió hasta el 9,1% lo que provoca que de momento el precio del dinero se mantenga en el rango objetivo del 0% y el 0,25%.

No obstante, para conocer con mayor precisión la decisión del BCE habrá que estar atentos a las palabras que pronuncie Trichet en la rueda de prensa que sucede a la reunión del Consejo. "Fuerte vigilancia" equivale a una subida de los tipos al mes siguiente pero "un mayor estado de alerta" no haría presagiar ningún incremento en julio, según los analistas consultados.