Endurece los concursos bajo amenaza de rescindir los contratos

Blanco suspenderá las obras cuyo coste supere el 10% del precio de adjudicación

Después de sonoros fracasos como el plan renove de las autovías más antiguas, Fomento ha decidido modificar los pliegos de los contratos de obras para poner coto a los modificados. A partir de ahora, todos los proyectos cuyo coste se dispare un 10% por encima del precio de adjudicación serán suspendidos.

Blanco suspenderá las obras cuyo coste supere el 10% del precio de adjudicación
Blanco suspenderá las obras cuyo coste supere el 10% del precio de adjudicación

Ni desvíos presupuestarios, ni retrasos en los plazos de construcción. El Gobierno no quiere que se repita la experiencia del plan para remodelar las llamadas autovías de primera generación. La mayor parte de sus trabajos se encuentran paralizados por las diferencias entre Administración y concesionarias sobre la inversión a realizar y su precio. Sus contratos se adjudicaron con bajas medias superiores al 40%, lo que ha motivado la quiebra técnica de las concesiones.

Pues bien, aunque la secretaria general de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Inmaculada Rodríguez-Piñero, confirmó ayer que la solución a estas empresas llegará a lo largo de este mes, sí recalcó que el Ejecutivo ha puesto todos los medios para que no vuelva a repetirse.

Así, durante la asamblea anual de la Asociación Nacional de Constructoras Independientes (ANCI), Rodríguez-Piñero anunció que a partir de ahora en todas las nuevas licitaciones de obras públicas las empresas no podrán pujar a la baja con el único objetivo de adjudicarse el contrato. "Ya no vale como se ha hecho hasta ahora. Bajas a costa de llevarse el contrato y recuperar la pérdida vía modificado", aseguró la responsable de Fomento.

Mensaje al sector: "Las concesionarias que no cumplan lo pasarán mal"

Oferta técnica

Tal y como establece la Ley de Economía Sostenible (LES), en las nuevas licitaciones públicas de todas las administraciones quedará establecido que los contratos que pretendan aplicar modificados sobrevenidos del precio superiores al 10% del presupuesto inicial serán automáticamente rescindidos.

"Se trata de que las empresas estudien bien el proyecto y ajusten sus precios a las nuevas circunstancias económicas porque luego no van a poder recuperar la baja", matizó la secretaria general. "Si no respetan las nuevas reglas, los adjudicatarios lo pasarán mal", añadió.

De hecho, en los nuevos pliegos está previsto que la oferta económica pondere hasta un 15% más que la propuesta técnica, algo que, sin duda, no gustará a las ingenierías. Hasta el momento, en muchos concursos se había logrado que ambas ofertas pesaran al 50%, tal y como reclamaban ingenieros y consultores.

En este contexto, también avanzó que se va a extremar la vigilancia para que se cumplan los plazos de construcción y puesta en servicio de las infraestructuras, lo que también redundará en un ahorro de costes. Y en el caso de que se trate de proyectos de colaboración público-privada, los nuevos pliegos establecerán de manera aún más taxativa qué riesgos debe asumir el capital privado y cuáles permanecerán en el ámbito público. La primera obra que Fomento sacará a concurso con las nuevas condiciones será la variante Beas-Trigueros (Huelva).

Premio a quienes generen empleo

El presidente de ANCI, Jaime Lamo de Espinosa, reclamó ayer al Ministerio de Fomento y al resto de las administraciones que a la hora de adjudicar obras "primen a las empresas que más dependen de los contratos de obra civil en el interior para no agravar la situación de estas compañías y atajar el drama del desempleo". "Salir al exterior, aunque genere beneficios y cartera, significa más paro aquí y el problema a resolver es el empleo doméstico, no las cotizaciones bursátiles", añadió.

En su intervención en la asamblea anual de la patronal, Lamo de Espinosa apostó por un aumento de la dotación para inversión pública en los próximos presupuestos de 2012, "ya que este gasto productivo constituye el principal estabilizador económico y es clave para fomentar la actividad y el empleo". Sobre el diseño de las cuentas para el próximo ejercicio, la secretaria general de Infraestructuras guardó un prudente silencio, "hasta que Hacienda nos remita el techo de gasto previsto para el año que viene".