Según una encuesta de Havas

El movimiento 15-M cae simpático

El 80% de la población apoya al movimiento de protesta 15-M. Genera simpatías, pero no mucho optimismo en los resultados: el 60% piensa que se irá desinflando antes lograr alguna conquista, según un estudio de Havas.

Puede que no consigan lo que reclaman, que no cambien nada y que termine diluyéndose entre la apatía y la frustración. Pero lo que parece incontestable es que el movimiento 15-M ha ganado la batalla de la opinión pública. Más de un 80% de la población apoya las protestas originadas a partir de la manifestación del 15 de mayo en Madrid y que ha desencadenado un sarpullido de acampadas en numerosas ciudades españolas. Así lo constata un estudio realizado por Havas, la multinacional francesa del sector de la publicidad y la comunicación.

De la encuesta, realizada a un millar de personas de entre 18 y 55 años repartidas por todas las comunidades autónomas, se concluye también que se valora más la iniciativa ciudadana como fin en si mismo que como medio para lograr una meta. La capacidad de cambio que atesora el movimiento es muy cuestionada: un 60% cree que las iniciativas ciudadanas irán perdiendo fuelle antes de alcanzar alguno de los objetivos.

Las polémicas acampadas han suscitado una de las votaciones más reñidas. El 55% de los encuestados opina que se deben abandonar las acampadas y emprender otras acciones, en contra del 45% restante que cree que deben seguir para continuar ejerciendo una presión fuerte. En el primer sector destacan los apoyos mayoritarios de los votantes del PP, mientras que las personas de izquierda prefieren continuar con las acampadas, según interpreta Havas. Inciden en que acciones como la recogida de firmas o la creación de una plataforma o partido político tras el abandono de las acampadas, cuentan con el apoyo principal de los votantes del Partido Popular.

En relación al conocimiento que la gente tiene de las propuestas del 15-M, la gran mayoría cree estar bien informada de las medidas de este movimiento (81,4%). Limitar el salario de cargos públicos, mejorar la independencia del poder judicial, la reforma de la ley electoral, vetar a cargos públicos imputados en casos de corrupción, limitar los despidos en empresas con beneficios y la devolución de las ayudas estatales a bancos, son las medidas mejor acogidas con más de un 90% de apoyo. Mientras que limitar los salarios o bonus en empresas privadas y reducir el gasto militar, cuentan con algo menos de apoyo, un 72% y un 69% respectivamente.