Nuevo proyecto agrícola-industrial

El mayor exprimidor de naranjas del mundo

García Carrión llegará a invertir más de 200 millones en Huelva para consolidar su liderazgo en zumo

Un gran exprimidor de naranjas rodeado de una gigantesca plantación de naranjos. Con estas tres líneas de texto podría definirse con precisión el proyecto agrícola-industrial que el grupo García Carrión ha puesto en marcha en la localidad onubense de Villanueva de los Castillejos.

Por el momento, el presupuesto de inversión ya visualiza los 200 millones de euros, pero la planta del fabricante de la marca Don Simón alberga en sus cimientos la capacidad de multiplicarse por dos, si la demanda de zumo natural refrigerado en todo el mundo así lo requiere.

Las instalaciones, en las que se exprimen un total de 200 millones de kilos de naranjas al año y se envasan 120 millones de litros de zumo de naranja natural, ocupan una superficie de 200.000 metros cuadrados de superficie. Pero el proyecto no se limita solo a eso, José García Carrión, presidente del grupo que lleva los apellidos de su familia, ha ideado unas instalaciones capaces de exprimir las naranjas que produce una plantación de naranjos de 1.500 hectáreas, también de su propiedad, que rodea la fábrica. En esta plantación producen un millón de árboles, con 28 variedades de naranjas.

La planta necesita 8.000 hectáreas de naranjos para alcanzar su techo

Aunque el objetivo es aún más ambicioso, casi apabullante. La planta de transformación necesita, para alcanzar su techo de capacidad, la materia prima de 8.000 hectáreas de cultivo de cítricos. Por ello, García Carrión está acondicionando en la actualidad 3.000 hectáreas adicionales y pretende asociarse con agricultores de la zona, a los que garantiza un contrato a largo plazo y una rentabilidad consolidada, para que conviertan sus tierras en plantaciones de naranjos.

El objetivo no es otro que poder exprimir las naranjas en menos de 24 horas y consolidar así su posición de liderazgo en el mercado de zumo natural, tanto en España como en el resto de Europa. Posteriormente, todo el zumo se almacena en tanques de elevada capacidad y se envasa en dos líneas de PET y tres de brick. Y como negocio llama a negocio, todos los subproductos que genera el exprimido de las naranjas se procesan en una planta aneja para generar aceites, que luego se ofrecen a la industria de la cosmética, y complementos para alimentación animal.

Una línea de negocio que refuerza un balance que el año pasado, según datos de la propia empresa, alcanzó los 650 millones de euros de ingresos y un beneficio neto de 24 millones, un 7% más.

Cifras que se derivan, principalmente, de la exportación y del "notable crecimiento que ha tenido el aumento de márgenes por el aumento de ventas de productos de mayor valor añadido, como los vinos con denominación de origen y los zumos".

Las cifras

292 millones facturó en 2010 García Carrión con su actividad vinícola.

800 empleados trabajan en la compañía.

657 millones es la inversión global que el grupo ha destinado en la década 2000-2010.