Las ventas al exterior hasta marzo han crecido un 22,4%, por encima de la media mundial

España es el único país de la UE que ha conservado su cuota exportadora

España ha mantenido su cuota mundial de exportaciones en el 1,70% entre enero y marzo de 2011. Es el único gran país de la UE que no ha perdido peso frente al retroceso de Francia, Alemania, Bélgica u Holanda. En el ranking cae al decimoctavo puesto, superada por Arabia Saudí e India.

El fuerte crecimiento de los países emergentes y el desplome de los desarrollados han provocado una revolución en la clasificación de los mayores exportadores del mundo. China, Japón y Corea se han asentado entre los diez primeros y otros ocho (Rusia, Singapur, Arabia Saudí, México, Taiwán, India, Tailandia y Malasia) se han situado entre el décimo y el vigésimo puesto. Esas once naciones han ido ganando cuota de exportaciones a costa de las tradicionales potencias exportadoras, tanto de América (EE UU) como de la UE (Alemania, Francia, Bélgica, Holanda, Reino Unido y España). Un buen ejemplo se ha producido en el caso de España, cuya cuota exportadora se ha rebajado progresivamente en los últimos cinco años hasta llegar a un mínimo del 1,67% a finales de 2010.

Esta tendencia, sin embargo, se ha visto corregida en el primer trimestre de este año, según los últimos datos recopilados por la Organización Mundial del Comercio (OMC). En ese periodo, las exportaciones españolas han crecido un 22,4%, una décima más que la media mundial (un 22,3%), lo que le ha permitido mantener la misma cuota exportadora que hace un año (1,70%).

Todo lo contrario a lo acontecido en otras grandes naciones de la UE, como Alemania, Francia, Bélgica o Italia, que han perdido peso. En todas ellas, las ventas al exterior han crecido a tasas de dos dígitos, pero siempre por debajo de la media mundial.

España también se ha visto beneficiada por el hecho de que el 54% de sus exportaciones se dirigen a la zona euro, por lo que todo lo que ingresa por sus ventas lo hace en euros.

El hecho de que la OMC contabilice sus estadísticas en dólares (muy debilitado frente a la moneda única) también ha jugado a favor de España. Estos dos efectos también se han producido en otros países de la zona euro, pero en menor medida, ya que sus exportaciones están más repartidas hacia otras zonas fuera del euro.

De este modo, la economía española se ha situado en el decimoctavo puesto de la clasificación mundial de exportadores, dos puestos menos que en el mismo periodo de hace un año, superada por India y Arabia Saudí. En el ranking de los veinte mayores exportadores, España es el único que ha mantenido su posición mientras que la mayoría ha retrocedido, excepto nueve de las naciones emergentes (China, Corea, Rusia, Singapur, Arabia Saudí, México, Taiwán, India y Tailandia), que han ganado posiciones.

El alza del crudo amenaza con elevar el déficit

En la clasificación mundial de las importaciones, España se sitúa en el decimotercer puesto de la clasificación, con una cuota del 2,06%, lo que supone un recorte del 4% respecto al primer trimestre de 2010.

Las importaciones españolas, según la OMC, han crecido un 16%, algo difícilmente compatible con una economía cuyo PIB apenas crece unas décimas y con una demanda interna prácticamente paralizada. El responsable de ese repunte es el petróleo, cuyo precio ha experimentado un fuerte aumento desde principios de año, como consecuencia de las revueltas en África y Oriente Medio. En los cinco primeros meses del año, el barril de Brent, de referencia en Europa, se ha encarecido un 22% y eso ha desbaratado el fuerte ajuste del déficit comercial, que se redujo a la mitad en 2010.

La elevada dependencia energética del petróleo (el 70% de lo que importamos es crudo) ha obligado a gastar más dinero en las compras al exterior, con lo que el déficit comercial (que mide la diferencia negativa entre las exportaciones y las importaciones) ha vuelto a crecer con fuerza. En los tres primeros meses de este año se ha elevado hasta los 12.770 millones de euros, lo que representa un alza del 3,3% respecto al mismo periodo de 2010. Desde el Ministerio de Industria diferencian entre el déficit energético, que ha aumentado un 30,4% en ese periodo, y el no energético, que ha disminuido un 51%. Esa fuerte dependencia del crudo ha obligado al Ejecutivo a poner en marcha un plan de choque para rebajar el coste de la factura, cuyas principales medidas son la reducción de la velocidad máxima en las autopistas a 110 kilómetros por hora o las rebajas de precio en el transporte público.

La cifra

72.041 millones de dólares fue la cifra a la que se elevaron las exportaciones españolas en el primer trimestre de 2011. Se trata del 1,7% sobre el total mundial. Es la única gran nación de la UE que no ha visto recortada su cuota en ese periodo.

Datos por naciones

ARABIA SAUDÍ Es el país de la clasificación elaborada por la OMC en el que las exportaciones han crecido más (un 52,2%) entre enero y marzo. Ese impulso se ha producido por el encarecimiento del petróleo, debido a que es el mayor exportador del mundo y el segundo mayor productor de crudo, con un 12% del total. De esta manera, ha ganado tres puestos en la clasificación mundial y ha pasado de tener una cuota exportadora del 1,67% al 2,08% del total.

JAPâN El impacto del tsunami y del terremoto del 11 de marzo se han dejado sentir en Japón, cuyas ventas al exterior solo han crecido un 12,9%, la mitad de la media mundial, muy afectadas por el bloqueo de su industria en las tres últimas semanas de marzo. Ha perdido cuatro décimas de cuota exportadora, pero mantiene el cuarto puesto, a mucha distancia del quinto (Holanda).

CHINA El mayor exportador del mundo ha consolidado en los tres primeros meses de este año su segunda posición en el ranking de importadores, con una cuota del 9,38% (un 9,1% más) debido a que a las necesidades de su industria se ha unido el mayor consumo de una sociedad con un poder adquisitivo en pleno crecimiento.

INDIA Ha ganado un puesto en la clasificación mundial de exportadores y su cuota ha crecido un 16%, gracias a la expansión de los países del sudeste asiático y de China.

TURQUÍA El fuerte crecimiento de la economía turca (el FMI prevé que el PIB crecerá a tasas del 4% en los próximos cuatro años) ha propiciado que las importaciones hayan crecido un 45,6% en el primer trimestre y que haya aparecido por primera vez en la lista de los veinte mayores importadores del mundo, situándose en el decimoctavo puesto.