Escapada

Belleza natural y arquitectónica en La Toscana

Típico paisaje de La Toscana
Típico paisaje de La Toscana

La región de La Toscana, en el centro de Italia, invita a disfrutar de su belleza durante todo el año. Pero es bajo el sol de primavera cuando el intenso verde de sus campos alcanza el máximo esplendor. Sin necesidad de lluvia, los abundantes recursos del subsuelo enriquecen los cultivos en las cuatro estaciones y llenan de vida los altos cipreses. Con las ondulantes colinas y los montes de donde se extrae el mármol de Carrara como telón de fondo, sus ciudades y pueblos color maíz se asientan sobre un manto de girasoles, de los cuales se extrae el magnífico aceite que da sabor a su gastronomía.

Florencia, la capital, Pisa y Siena guardan tesoros de incalculable valor artístico como la grandiosa cúpula de Santa María di Fiori, de Brunelleschi, la Torre Inclinada y la maravillosa Piazza del Campo, con forma de abanico y de donde parten las famosas carreras de caballos que se celebran dos veces al año, precisamente una este mes. Todo sin olvidar las torres medievales de San Gimignano.

Las fábricas de papel y las marroquinerías cerca de los ríos salpican el paisaje industrial y abastecen de cueros y pieles muchas zonas más allá de Italia. Ya en las zonas menos pobladas, la agricultura es la principal actividad, con los cereales, las patatas y las uvas utilizadas para elaborar vino como principal exponente.

Una vuelta en globo o en helicóptero ofrece una panorámica inolvidable de la belleza natural y arquitectónica de esta tierra habitada en la antigüedad por los Etruscos.