Cierre de sesión

Bernanke, el avión y su aterrizaje en el portaviones

Es increíble pensar cómo puede pararse una masa tan grande como un caza embarcado a la cubierta de vuelo de un portaaviones. Semejante proeza es trabajo del gancho de arrastre del que disponen todos estos cazas navales y algunos terrestres para detener el avión con tanta seguridad como sea posible cuando algo falla en el sistema de frenos, entre otras averías.

Este gancho debe trabajar en conjunción con unos cables unidos a unos pesos que se encargan de detener el avión de forma suave para que ni el cable ni el gancho se rompan y no puedan llevar a cabo su cometido.

Ni que decir tiene que también pone su granito de arena el piloto posando el avión en el punto justo para que ambos hagan contacto y todo salga bien, controlando el descenso del avión sobre el portaaviones, cosa que se describe como dar un salto y caer encima de un sello en medio de una mesa de billar que representa el océano.

Pues bien, el avión de la economía pierde altura y todo el mundo está pendiente de si habrá gancho abajo para parar nuestro avión y evitar males mayores. Bernanke es el piloto y todo el mundo se pregunta si en este descenso vamos a tener un gancho llamado "QE3" porque el "QE2" llega a su fin a finales de este mes.

Los datos macro de hoy de todo el planeta no han gustado nada y menos el de ADP junto con el indicador de empleo del ISM de manufacturas de EE UU, ya que ambos aumentan el pesimismo sobre el dato de empleo de mayo que conoceremos el viernes.

Por lo demás, Grecia sigue en la nube sin saber qué va a pasar, comentarios en prensa que contradicen la alegría de ayer por la posible reconsideración de la postura alemana sobre su rescate y Nokia que sigue cayendo como consecuencia de las rebajas de recomendación de brokers tras las malas noticias de ayer.

En fin, que todo queda más o menos en pausa a la espera de lo que pueda pasar el viernes.

Preocupante para España el dato de PMI de manufacturas que hemos conocido. Se ha ido al peor nivel desde enero de 2.010, y por primera vez en 8 meses vuelve a estar por debajo de 50.

Preocupante es poco, ya que hay que recordar que el gobierno impregnado por el optimismo antropológico habitual de su presidente asegura que el crecimiento va a ser este año del 1,3 %. Nadie está de acuerdo con esa previsión, y ahora nos encontramos con que manufacturas se contrae.

El gran problema es que si el gobierno se equivoca por mucho en la previsión de PIB, y de momento tiene toda la pinta, sería muy difícil cumplir el objetivo de déficit que según Salgado ayer no tendrá ningún problema. No sé, este dato me ha dejado muy inquieto.

El PMI de la eurozona también ha quedado peor de lo esperado. Hemos repetido muchas veces que en bolsa nada es lo que parece. Y ahora voy a ponerles otro ejemplo.

Ayer salió un dato horrible de PMI de Chicago. ¿Cómo de horrible? Pues está por % de bajada respecto al mes anterior entre los 9 peores desde 1.979. Con eso está dicho todo.

Bespoke ha efectuado una interesante investigación, tomando desde 1967 todos los datos de PMI de Chicago, en los que como ayer, se bajara al menos un 15 % desde el mes anterior.

Los resultados de lo que pasa con el S&P a continuación son sorprendentes.

- Al mes siguiente de media se sube un 3,04% cuando la media general es del 0,67%. Se dan un 60% de meses en positivo.

- A los 3 meses se sube de media el 3,12% cuando la media general es de 1,86%, y el 70% del tiempo se es alcista.

- A los 6 meses se sube de media el 11,59% cuando la media general es de 3,77%, y ojo se sube el 80% de las veces.

- Y lo más sorprendente de todo, al cabo de un año, se sube de media el 14,97%, frente a la media general del 7,56%, y se está en positivo el ¡90% de las veces! cuando la media normal sería el 70% de las veces.

Ya ven, el mundo al revés, se supone que un dato malo como éste pronostica debilidad económica, pero eso no quiere decir que la bolsa vaya a bajar. Quizá tendemos a simplificar mucho algo realmente muy complejo como es lo que va a hacer la bolsa, que no siempre, o casi nunca, hace lo que pueda parecer a primera vista.

Por cierto, y ya que hablamos de estadísticas, les dejo otra rápida. Hoy empezamos el mes de junio. En los últimos 20 años, junio sólo ha sido alcista el 35 % de las veces, peor mes del año, con media de bajada de 1,21% también peor mes del año. Esto no significa nada, y sólo lo comento como curiosidad, pero no se pueden sacar de aquí conclusiones.