Propone a exbanqueros y catedráticos como independientes

Ordóñez presiona para despolitizar los nuevos consejos de las cajas

El Banco de España mantiene contactos con los gestores de las cajas para presionar sobre el perfil de los nuevos consejeros que van a incorporar a sus bancos. El supervisor está vetando a candidatos con marcado sesgo político y potenciando a otros.

Ordónez evitará que el test de estrés salpique a Bankia en plena OPV
Ordónez evitará que el test de estrés salpique a Bankia en plena OPV

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, mantiene una particular cruzada por la profesionalización de los órganos de gobierno de las cajas.

Tanto en los cuatro grupos que van a salir a Bolsa, como en aquellos que están trasladando su negocio financiero a un banco, el supervisor está insistiendo en la necesidad de independencia de los consejos que se vayan configurando.

Ordóñez vigila especialmente a Bankia y al grupo liderado por Cajastur, pues son las dos alianzas que pretenden salir a Bolsa en las próximas semanas y aún no han elegido el consejo de administración de la filial que saldrá al parqué. El supervisor no quiere sorpresas de última hora.

Para garantizar que las cajas cumplen con sus recomendaciones, el Banco de España mantiene contactos para sondear el perfil de los candidatos a consejeros que están barajando las cajas.

De acuerdo con fuentes financieras, Ordóñez está vetando a aquellos candidatos que tienen un marcado sesgo político. Su intención es que los consejos de los bancos de cajas no repliquen la composición de las entidades matrices, cuajados de concejales y ex dirigentes regionales.

Exbanqueros y catedráticos

Los nuevos consejos de los bancos que saldrán a Bolsa tendrán alrededor de 15 miembros, un tercio de los cuales deberá ser independiente. Para estas vacantes, el supervisor está pidiendo que predominen personas con experiencia en el sector financiero o con un buen currículum en el ámbito académico.

"Se quieren promover perfiles profesionales que tengan capacidad para evaluar el riesgo de operaciones, que tengan capacidad de control sobre la entidad", explica Juan José Planes, presidente de la consultora de recursos humanos Konsac.

En el ámbito de los consejeros dominicales, el Banco de España también quiere acabar con el reparto de asientos en función de las cajas de origen y de los colores políticos.

"Aunque en algún caso tengan que recurrir a personas que han tenido algún contacto con la política, se primará a quienes han ejercido otra actividad profesional o han tenido contacto con instituciones comunitarias o internacionales", explica otro experto en recursos humanos.

El Banco de España también quiere tutelar el proceso de designación de consejeros en las cajas que se convertirán en banco, como Unicaja o Novacaixagalicia. Su objetivo es que, a medio plazo, los consejos de las cajas repliquen a los de los bancos.

El camino a seguir lo ha marcado el grupo BMN, liderado por Cajamurcia y Caixa Penedès. Su consejo está compuesto, mayoritariamente, por directivos de las cajas que han formado la alianza. Además, cuenta con personalidades del mundo empresarial, como el presidente de Caprabo, José Manuel Basáñez.

También Banca Cívica ha optado por un consejo controlado por los gestores de las tres cajas que componen el grupo (Cajasol, Caja Navarra, Caja de Burgos y CajaCanarias), junto a algún consejero independiente como el ex secretario de Seguridad, Ricardo Martí Fluxá.

Respecto al grupo liderado por Cajastur, fuentes financieras aseguran que cumplirá a rajatabla con las exigencias de profesionalidad e independencia impuestas por Ordóñez, como ya hizo en su frustrado proyecto Banco Base, con CAM.

La cifra

15 integrantes tendrán, por término medio, los consejos de administración de los bancos de las cajas de ahorros.

El encaje de bolillos de Rato y Olivas en Bankia

Los máximos responsables de Caja Madrid y Bancaja, Rodrigo Rato y José Luis Olivas, abordaron ayer por primera vez la futura composición del consejo de administración de Bankia, el banco con el que pretenden colocar en Bolsa el negocio bancario de ambas entidades. La tarea de elección de consejeros se presenta como la más compleja del sector de cajas. Bankia será la filial bursátil de Banco Financiero y de Ahorros (BFA), un holding integrado por las dos cajas citadas, junto a otras cinco cajas de ahorro regionales.

Los factores que pueden incidir en la composición del consejo de administración de Bankia son múltiples y en buena medida, excluyentes. Por una parte, deberá contar con representantes de las cajas que han alumbrado el proyecto. Por otra, tendrá que reflejar la ideología de los consejos originales, aunque sea de un modo más suavizado que en el consejo de BFA, controlado mayoritariamente por políticos.

Además, habrá de respetar la proporción de un tercio de consejeros independientes exigida a las entidades cotizadas, y recoger la petición del Banco de España de profesionalizar al máximo los consejos.

De acuerdo con diversas fuentes consultadas, Rato y Olivas podrían apoyarse en ex ministros que tengan un cierto reconocimiento nacional o internacional. También podrían recurrir a algún ex directivo del sector con una dilatada experiencia.

Quienes ya asumen que quedarán excluidos del máximo órgano de gobierno de Bankia son los sindicatos, que tradicionalmente tenían una cuota de poder en los consejos de las cajas.