Consolida adquisiciones

Basf aumentó un 22% su facturación en España en 2010

La filial española de Basf cerró 2010 con ventas de 1.317 millones, un 22% más, y acabó el primer trimestre de este año con ingresos de 413 millones, un 43% más respecto al mismo periodo del pasado año, unas cifras que para Erwin Rauhe, vicepresidente y consejero delegado de Basf Española, avalan que la crisis para la compañía es cosa del pasado, aunque a nivel coyuntural todavía pesan incertidumbres.

En rueda de prensa en el Liceo de Barcelona, Rauhe, que también es responsable de la química en el Sur de Europa, ha comentado que las cifras en España son fruto de una mejora general de la demanda, sobre todo del extranjero, la recuperación de la facturación a terceros y a una serie de operaciones organizativas y estructurales que han ampliado su cartera.

En 2010, Basf hizo efectiva la fusión de Ciba España, la integración de Basf Curtex y Basf Colors Solutions en el grupo, la reestructuración del negocio de productos para la construcción de Basf Construction Chemicals, concentrándose la producción en Madrid, y la compra del 100% de Cognis Iberia.

Esta última adquisición, según Rauhe, ha sido permitido reforzar notablemente la presencia de la química en España, focalizada mayoritariamente en Cataluña, con dos centros de producción de Cognis localizados en Castellbisbal y Zona Franca y unos 300 trabajadores que se integrarán este julio.

Sobre si los buenos resultados de 2010 podrán repetirse este año, Rauhe ha apuntado que de momento las cifras trimestrales van por el buen camino, si bien hay incertidumbres y retos del entorno político, en el norte de África, u otras zonas por despejar.

En el caso exclusivamente de España, ha instado a las administraciones a priorizar políticas orientadas a tejer un marco normativo que favorezca al sector industrial, haciendo hincapié en el acuerdo, que se espera inminente, en negociación colectiva entre patronal y sindicatos.

Inversiones

El director de la planta de Tarragona, Joan Maria García Girona, ha recordado que durante la última década Basf acumula inversiones por 375 millones de euros en la Península y prevé invertir este 2011 unos 30 millones de euros, de los que 12 se destinarán a Tarragona.

Esta factoría, afincada en Tarragona desde 1969, es el mayor centro de producción de Basf en el sur de Europa, con unos 600 trabajadores, y estos recursos se destinarán a realizar mejoras productivas y de eficiencia, además de proyectos concretos.

Sobre su nivel de competitividad en el seno de compañías de la multinacional, el directivo ha destacado, haciendo un símil futbolístico, que esta fábrica llega siempre a las semifinales de la Champions.

No obstante, ha reconocido que podría llegar quizá más arriba si se resolvieran algunos 'handicaps', como la falta de ancho de vía europeo para conectar por tren mercancías con Europa, lo que encarece los costes logísticos en comparación con otros 'sites' del grupo.

Basf cuenta en España con nueve empresas, doce centros de trabajo -diez de ellos con producción- y 2.220 trabajadores, un 9% más que en 2009.