Cierre de sesión

Día insulso y de muy lentos movimientos

Los días como hoy, en que Londres y Wall Street cierran por festivo, son muy anómalos, por lo que no debemos sacar demasiadas conclusiones de lo que ha pasado.

La sesión ha quedado condicionada de principio a fin por el hecho de que tanto Wall Street como la plaza financiera de Londres han estado cerradas por festivo. Estos días suelen ser muy anómalos y desconectados del que le precede y del que le sigue, por lo que no debemos sacar demasiadas conclusiones de lo que ha pasado hoy, que por otro lado, ha sido prácticamente nada.

Hemos iniciado el día con un rebote, sin razones demasiado claras. Puede que por el cierre de EEUU que fue positivo, o cualquiera sabe. La única noticia importante del día no era favorable. En concreto ha sido el comentario del partido de Merkel, en el sentido de que en 2022 se cerrarán las nucleares. O al menos eso dicen ahora, de aquí a esos 10 años cambiarán los políticos cien veces de opinión. Esta noticia hacía bajar a las utilities y subir a las de energía renovable, pero evidentemente la ponderación de las utilities en los índices es mucho mayor.

Además en cuanto el rebote ha tomado una mínima altura, ha aparecido inmisericorde la presión bajista. Lo de Grecia está muy enredado, cada día más. El mercado teme, y mucho, que el FMI no entregue el siguiente tramo de ayuda a Grecia que le correspondía en junio. Alemania ha dicho hoy que el informe sobre si se lo dan o no no estará hasta finales de la semana o principios de la siguiente, y esto es demasiada incertidumbre para las bolsas europeas, que hacia el final han sufrido claras ventas que les han alejado de máximos. La tendencia de corto plazo sigue bajista, al menos eso nos dice el gráfico de 30 minutos del futuro del eurostoxx que nos muestra un claro canal bajista.

Mientras el FMI no avance un poco más, está claro que los mercados siguen temiendo que no den a Grecia el tramo de ayuda que corresponde a Junio y se monte el Belén. Un Belén, que se montará tarde o temprano, porque lo de Grecia no se ve con solución que no pase por alguna cosa parecida al Plan Brady de hace un par de décadas. Aunque aún con esas, este tipo de soluciones a algunos les sale bien como a Polonia en su momento, y a otros no.

Durante el fin de semana se ha hablado bastante de lo siguiente en los medios de EEUU. El mes de mayo ha tenido todas sus semanas en negativo, a falta de dos días para que termine. Este fenómeno no es nada corriente y no se veía desde junio de 2.008. Bespoke, siempre atento a las anomalías de mercado, ha estudiado como suele reaccionar el mercado tras fenómenos similares. Estas son las conclusiones.

Desde 1.930 esto ha pasado en solo 28 ocasiones.

Al mes siguiente se subía de media el 2,43% con un 67% de los meses en positivo, frente a la media natural de subida de 0,56% con el 57% del tiempo en positivo.

A los 3 meses se subía de media el 2,44% y el 59% en positivo, frente a la media natural de 1,73% de subida y 61% del tiempo en positivo.

En conclusión al mes siguiente suele haber una cierta tendencia al rebote, aunque tampoco es muy importante, pero si clara, siempre hablando de media. A los 3 meses ya el efecto parece bastante poco significativo.

En la última ocasión en que se vio algo parecido, en junio de 2.008, al mes siguiente se volvió a bajar el 0,99% y a los 3 meses se bajaba muy duramente un 8,88%.