La caja gallega descarta ofertas que valoren la entidad por debajo de 0,5 veces su valor en libros

Novacaixagalicia negocia con 27 inversores la venta de un 25% de su banco

Novacaixagalicia tiene prisa por conseguir fondos que le salven de pasar a ser una caja controlada por el Estado en septiembre. Aunque lleva meses visitando y hablando con inversores tanto gallegos, como del resto de España e internacionales, con el apoyo de la Xunta, es en las próximas semanas cuando prevé cerrar ya algún acuerdo con capital privado para entrar en su futuro banco.

Novacaixagalicia
Novacaixagalicia

De momento, mantiene conversaciones con 27 inversores, cifra que en los próximos días se reducirán a unos 10 como máximo. El proyecto de la caja gallega es incorporar inversores privados en el capital del banco que va a crear que controlen hasta un 25% de éste. Pero la situación real es menos optimista, ya que los descuentos que piden estos inversores para entrar en el capital del banco son muy elevados. En algunos casos llegan al 70% sobre el valor en libros del nuevo banco al que se incorporarán todos los activos financieros de la caja, según está previsto que se apruebe esta semana.

La caja, no obstante, no está dispuesta a malvender, y como ya han comentado otras entidades, prefiere que el FROB entre en su capital en el porcentaje que sea necesario antes que vender "a precios de derribo", indican fuentes de la entidad. Por ello, han puesto una serie de condicionantes a los potenciales inversores, y el principal es "descartar todas las ofertas que valoren la entidad por debajo de 0,5 veces su calor contable", señalan las mismas fuentes. La caja tiene previsto aprobar en los primeros días de junio el traspaso de sus activos financieros al banco que va a crear, una vez que el consejo de la semana pasada retraso la autorización de esta medida al no haberse entregado tarde la documentación para que los consejeros pudiesen haber estudiado con calma la operación, señala uno de los miembros de este órgano de gobiernoo.

El ?Banco de España calcula el déficit de capiral principal de Novacaixagalicia en 2.622 millones de euros para cumplir con los nuevos requisitos de solvencia, es decir, para llegar a un 10% de core capital si no consigue incorporar en su banco a inversores privados por un 20% del capital. Si es así el ratio de core capital que necesitaría es del 8%, lo que le supondría reducir la búsqueda de fondos a 1.500 millones.

La entidad es consciente de que no logrará alcanzar el dinero suficiente para salvarse de que entre el FROB en su capital, pero pretende que el impacto de capital público sea el menos posible, más cuando ello reduciría también su poder de gestión, ya que parece que al menos tres representantes del FROB tendrían que desembarcar en la caja, según apuntan algunas fuentes, que insisten, no obstante, a que todo está vinculado a los fondos externos que se puedan coneguir y al precio al que se valore al final Novacaixagalicia.

La caja también está pendiente de cerrar en las próximas tres semanas como máximo varios acuerdos para la venta de sus más preciadas participaciones industriales. El objetivo es desprenderse de cuatro empresas en las que participa para obtener 137 millones de plusvalías por este concepto. Ya lleva acumulados 118 millones tras vender participaciones en Energías de Portugal, Brisa y el 15% de Pescanova (de ésta última obtuvo 88 millones de plusvalías).

Además, ha sacado a concurso, como lo han hecho prácticamente todas las cajas, sus seguros, por los que espera sacar no menos de 37 millones de euros. Ahora su cartera está dividida entre Caser, que mantenía un acuerdo con Caixanova, y con Aviva, socia de Caixagalicia (ambas cajas forman Novacaixagalicia tras su fusión el pasado año). Pero este proceso de venta va lento.

También tiene previsto, según el plan de recapitalización que envió al Banco de España a finales de abril, reducir sus activos medios ponderados en 4.700 millones de euros para situarlos en unos 50.000 millones, y sus créditos con clientes en 1.300 millones.

De momento, descarta poder vender las 300 oficinas sobrantes que puso en venta hace unos meses y que ninguna entidad financiera está dispuesta a comprar a los precios que pide la caja, según asegura algún banco que estuvo analizando la operación. El cartel de en venta, no obstante, se mantiene.

El déficit de capital principal de Novacaixagalicia es uno de los principales dolores de cabeza del Banco de España, ya que es de los más altos del sistema financiero español. Pese a ello, el nivel de provisiones de la caja es uno de los más altos, ya que la entidad optó, como le recomendó el supervisor a finales del pasado año tras su fusión, por reforzar su colchón de fondos para cubrir los créditos impagados que por impulsar sus ratios de capital.