El quinto plan de austeridad

Grecia depende de un acuerdo inminente para evitar la quiebra

El Gobierno griego confía en que el nuevo plan de ajuste (78.000 millones de euros) libere el quinto tramo (12.000 millones de euros) que le queda por recibir del rescate de la UE y el FMI.

La delegación expertos de la UE y del FMI se encuentra en Atenas para revisar el nuevo programa de ajuste, y van cinco, con el que el Gobierno aspira a convencer a sus prestamistas. Si no hay más recortes, Grecia no cumplirá los objetivos de consolidación fiscal acordados como paso previo al rescate financiero de hace un año. Se le ha pedido un esfuerzo extra y ha presentado un plan de ahorro de unos 78.000 millones de euros con el que espera liberar el quinto tramo del rescate (12.000 millones de euros) que está todavía en el aire. "El proceso de revisión de la UE y el FMI se está desarrollando satisfactoriamente", ha declarado el ministro de Economía, Yorgos Papaconstantinou. "Esperamos que todo concluya en los próximos días", ha añadido.

El nuevo plan de austeridad pretende corregir la desviación del déficit heleno para este año: alcanzaría el 9,5% del PIB, sobrepasando el 7,5% estipulado. Las previsiones que apuntaban a 2012 como el año en que Grecia recuperaría cierta capacidad de financiación en los mercados también se han esfumado. Los inversores siguen sin fiarse de Atenas y la rentabilidad exigida a sus títulos de deuda alcanzó la semana pasada su record histórico al superar el 17%, el triple que la exigida a la deuda española. Grecia pende de un hilo. Si FMI, BCE y los Estados prestamistas de la zona euro no dan su visto bueno al nuevo plan de consolidadción que libere el prestamo, la situación de Grecia sería insostenible. La quiebra llegaría antes incluso del 2012, según los analistas de Barclays Capital.

El nuevo paquete contendrá incentivos para los tenedores privados de deuda griega que decidan prolongar el plazo de vencimiento de los pagos, así como nuevos recortes del gasto público. El Gobierno Heleno ya ha comenzado a mover ficha. El viernes pasado le comunicó a Deutsche Telekom su intención de vender el 10% en Hellenico Telecomunicationes. Las nuevas medidas incluirán además de la venta de activos, privatizaciones y 28.000 millones de euros a ahorrar de aquí a 2015.

Las voces de la UE instan a un acuerdo entre los dos grandes partidos que refuerce la estabilidad y la confianza en la economía griega. Para el comisario de Asuntos Exteriores, Olli Rehn, resulta "especial" que ambas partes respalden el nuevo plan de ajuste. A dos años de las elecciones griegas, el partido conservador Nueva Democracia (ND), está volviendo a ganar fuerza según indican las encuestas. El líder de ND, Antonis Samaras, ha sido my critico con la actuación del gobierno socialista de Papandreu desde el comienzo de su mandato. El viernes pasado volvió a rechazar el un acuerdo nacional para hacer frente a la crisis.

El actual Gobierno tomó el relevo del partido conservador en octubre de 2009. Papandreu tuvo que hacer frente a un déficit revisado al final de ese año que resultó ser más del doble del que supuestamente había heredado, al situarse en el 15,4 % del producto interior bruto (PIB). La ayuda del un rescate de 110.000 millones de euros de la zona del euro y del FMI, Grecia logró reducirlo en 2010 al 10,5 % del PIB. Pero un año después, y tras haber recibido ya la mitad de esa ayuda en forma de préstamos (53.000 millones), Grecia está más cerca que nunca de la quiebra.