Según publica la prensa nacional

Italia prepara otro plan de ajuste de 40.000 millones hasta 2014

El Gobierno italiano prepara otro plan de ajuste presupuestario de unos 40.000 millones de euros, que será aprobado bajo la forma de un decreto ley antes de que termine el próximo junio, señalan hoy los diarios 'Il Sole 24 Ore' y 'La Stampa'.

Según los rotativos, este nuevo ajuste presupuestario, que llega después del aprobado hace un año por unos 25.100 millones de euros, tendrá ya efectos para los años 2011 y 2012, pero se centrará, sobre todo, en el periodo 2013-2014.

El diario económico Il Sole 24 Ore asegura que la primera parte de aplicación de este plan de ajuste se tratará de un simple "mantenimiento, con la refinanciación de gastos considerados inderogables (por ejemplo las misiones en el extranjero) por un valor que podría llegar a los 4.000 ó 5.000 millones de euros".

La mayor corrección en las cuentas públicas, indica el rotativo, llegaría en el bienio 2013-2014, con un ajuste de unos 35.000 millones de euros, lo que equivale al 2,3% de su producto interior bruto (PIB).

La Stampa afirma que el hecho de que ese ajuste se produzca viene determinado por los informes de las finanzas públicas, el respeto de los parámetros europeos y la presión de los mercados, que, dice el periódico, "vuelven a estar nerviosos".

La intención del Gobierno, indica el periódico turinés, es bajar este año del déficit del 4,6% en relación con el PIB de 2010 al 3,9% y conseguir lograr un equilibrio cercano al 0,5% de déficit en 2014.

Este ajuste presupuestario llegaría después de que ayer el Tribunal de Cuentas presentara en Roma su informe de 2011, en el que se indica que Italia deberá reducir su deuda pública a razón de unos 46.000 millones de euros por año para cumplir el Pacto de Estabilidad europeo que fija en el 60% el límite máximo en la relación entre el endeudamiento y el PIB.

El Tribunal de Cuentas italiano asegura que todos estos esfuerzos hacen "impracticable" una posible reducción de los impuestos y explica que los efectos de la "gran recesión" económica de 2008-2009 ha producido una pérdida permanente en el PIB del país de 140.000 millones de euros, según los cálculos de finales de 2010, y que se prevé que pueda aumentar a 160.000 millones de euros para 2013.

El ministro italiano de Economía, Giulio Tremonti, volvió a insistir ayer en la contención de las cuentas públicas en el marco de un crecimiento económico "insuficiente", después de que el sábado la agencia de medición de riesgo Standard & Poor's (S&P) anunciara la rebaja a negativa de la perspectiva de la calificación crediticia de Italia.