Ante la falta de acuerdo con la oposición

Grecia se plantea convocar un reféndum sobre las nuevas medidas de ahorro

La ausencia de un consenso entre el gobierno y la oposición sobre las nuevas medidas de austeridad han llevado al gobierno de Papandreu a plantearse la posibilidad de convocar un referéndum, según informa esta miércoles la prensa local.

Los líderes de la oposición rechazaron la pasada jornada las nuevas medidas de austeridad necesarias para que el país no entre en bancaria. Las presiones sobre el gobierno heleno aumentan. El ejecutivo busca llegar a un acuerdo político antes de considerar cualquier ayuda adicional.

El diario conservador Kathimerini publicaba esta mañana que según fuentes consultadas el primer ministro, Georgio Papandreu, decidió poner sobre la mesa la posibilidad de convocar un referéndum ante las divergencias con la oposición y las fuertes objeciones dentro del partido socialista sobre las nuevas medidas severas. Los funcionarios del gobierno declinaron hacer declaraciones al respecto.

Papandreu se reunirá hoy con el presidente, Karolos Papoulias. La oficina del primer ministro no informó de los asuntos que se tratarán en la cita. No obstante, el Papandreu a menudo realiza declaraciones antes o de después de los encuentros.

El rotativo de centro izquierda Ta Nea dijo que el gobierno baraja la posibilidad de celebrar un referéndum sobre las medidas adicionales de la UE y añadió que el FMI ha accedido a prestar más dinero para tapar la falta de fondos el próximo año.

"Según las fuentes, el gobierno está poniendo especial énfasis en la posibilidad de un referéndum para aprobar un nuevo protocolo, a condición de que la nueva financiación de 60 millones de euros se desarrolle para hacer frente a la espera que la falta de acceso a los mercados en 2012 ", escribió Ta Nea.

Habilitados en la Unión Europea creen que el consenso político es necesario para obtener más ayuda. "Los grandes cambios para el país son una necesidad nacional. Esta es la razón principal por la que estoy buscando el consenso político más amplio posible ", dijo Papandreou a las empresas griegas el martes, sabiendo que la oposición conservadora no apoyaría su política.

El partido conservador Nueva Democracia, que el año pasado votó en contra de la UE y el acuerdo de rescate del FMI, considera que la austeridad está asfixiando la economía.