Quiere triplicar para 2018 sus ventas

Volkswagen vuelve a producir vehículos en EE UU tras 23 años de ausencia

Volkswagen abrió hoy su planta de montaje en la ciudad estadounidense de Chattanooga (oeste), lo que supone que vuelve a producir vehículos en ese país después de 23 años sin hacerlo, informó la compañía.

La planta, situada en el estado de Tennessee, emplea a 2.000 personas y es parte del plan del fabricante alemán de triplicar para 2018 sus ventas en Estados Unidos, cuando espera alcanzar una demanda de 800.000 vehículos al año.

Volkswagen, que tiene unos 600 concesionarios en Estados Unidos, ha dicho que en los próximos años invertirá 4.000 millones de dólares en el país para alcanzar ese objetivo.

El año pasado, Volkswagen vendió 256.830 vehículos en Estados Unidos, un 20,3% más que en 2009. El vehículo de más éxito fue el modelo Jetta, con 123.213 vehículos vendidos.

El Passat, que compite en el mercado contra el Camry, el Ford Fusion y el Chevrolet Malibu, tuvo unas ventas de 12.497 unidades.

El nuevo Passat, que fue desvelado en enero y que se fabricará en la nueva planta, ha sido diseñado específicamente para el mercado norteamericano. Es más amplio y espacioso que el modelo europeo y tendrá un precio base de alrededor de 20.000 dólares.

El vehículo estará disponible con tres motores: uno de 2,5 litros de gasolina, uno de 2 litros turbodiesel y el más poderoso 3,6 litros en VR6.