La ceniza llega hoy a Reino Unido e Irlanda

El temor a la nube volcánica hunde a las aerolíneas en Bolsa

El miedo a que la nube de cenizas del volcán islandés Grimsvötn afecte al tráfico aéreo en Europa provocó ayer el desplome en Bolsa de las principales aerolíneas. Se prevé que la nube llegue hoy al norte del Reino Unido e Irlanda.

El temor a la nube volcánica hunde a las aerolíneas en Bolsa
El temor a la nube volcánica hunde a las aerolíneas en Bolsa

Caída generalizada de las acciones de las principales aerolíneas europeas ante la nube de ceniza provocada por el volcán islandés Grimsvötn. El temor a que se vuelva a repetir el caos aéreo que el año pasado provocó la erupción del Eyjafjallajökull se apoderó del parqué y pasó factura a las cotizaciones de las compañías, que sufrieron descensos de entre el 3,5% y el 5,3%.

Así, la alemana Lufthansa cerró la sesión en los 15,03 euros, tras perder un 3,53%; las acciones del grupo Air France-KLM cayeron un 4,54% hasta los 11,46 euros; y los títulos de la aerolínea de bajo coste Easyjet se dejaron un 4,85%, hasta situarse en los 345,1 peniques.

Los grupos que sufrieron un mayor castigo fueron IAG (unión de Iberia y British Airways), cuyas acciones retrocedieron un 4,86% y cerraron en los 2,70 euros; y la primera de las low cost europeas, Ryanair, que vio cómo sus acciones perdían un 5,3% de su valor, hasta los 3,36 euros.

Y eso que la compañía de origen irlandés presentó ayer unos resultados de su último ejercicio fiscal (cerrado el 31 de marzo) aparentemente positivos: el beneficio creció un 26%, hasta 401 millones de euros; la facturación llegó a los 3.360 millones, un 21% más; y el número de pasajeros transportados alcanzó los 72,1 millones, lo que supone una mejora del 8%.

Sin embargo, su máximo responsable, Michael O'Leary, avanzó que el grupo reducirá capacidad por primera vez en su historia, dejando en tierra 80 de los 300 aviones que componen su flota a partir de octubre (cuando empieza la temporada baja) y que aprovechará también para recortar plantilla.

¿La razón? Los precios al alza de los combustibles, según dijo, que no podrá compensar ni con una subida de los precios de los billetes que rondará el 12%.

Pero la preocupación a corto plazo de las aerolíneas es la nueva erupción volcánica. Ayer, los efectos de la nube de cenizas solo se hicieron notar en Islandia, donde se cerró el principal aeropuerto del país y la aerolínea local Icelander Group canceló todos los vuelos que tenía previstos con otras ciudades europeas, lo que afectó a unos 6.000 pasajeros.

La nube se extiende

Sin embargo, Eurocontrol, organismo responsable del tráfico aéreo en el continente, advirtió de que, según las predicciones del Instituto de vulcanología de Londres, la nube de ceniza tocará hoy mismo el norte del Reino Unido y de Irlanda, donde pueden producirse cierres parciales del espacio aéreo. También puede haber consecuencias en la zona oriental de la Península Escandinava.

Si la evolución se mantiene, la nube podría llegar el jueves al norte de España y al oeste de Francia. Sin embargo, los expertos no ven probable que pueda producirse un parón generalizado del tráfico aéreo en Europa como el que sucedió el año pasado. Primero, porque la concentración de cenizas en el aire es más baja. Segundo, porque la altura actual alcanzada por la nube es menor que la necesaria para afectar seriamente a la navegación aérea (se ha reducido a unos 10 kilómetros). Por ahora, son las aerolíneas las que deben decidir si vuelan o no con estas condiciones.

El Barça revisa sus planes para la final

La directiva del Barcelona no descarta adelantar el viaje del equipo a Londres para jugar la final de la Champions League si, finalmente, la situación del tráfico aéreo se complica en Europa por la erupción del volcán islandés Grimsvötn.

En principio, el Barça tiene previsto volar a la capital británica el jueves, dos días antes de la final que jugará en el Estadio de Wembley ante el Manchester United, explicó ayer el vicepresidente del club Javier Faus.

La alternativa que baraja la cúpula de los azulgranas es la de adelantar el viaje uno o dos días. "Para los jugadores no es un problema viajar antes. El problema es para los 20.000 aficionados" con entradas que tienen previsto viajar desde España, añadió Faus, según informa Bloomberg. Para evitar jugar con un estadio "semivacío", la directiva del equipo contempla la posibilidad de fletar autobuses para que sus seguidores puedan desplazarse, llegado el caso.

El año pasado, el Barça ya tuvo que viajar por carretera a Milán para la semifinal de la Champions, cuando el espacio aéreo europeo se cerró por otro volcán.

Las cifras

6.000 pasajeros se han visto afectados por la cancelación de vuelos de Icelander.

30% de la capacidad aérea mundial se vio afectada por la crisis de 2010.

1.200 millones de euros fue el coste para el sector de la crisis volcánica de 2010.