Desdobla las aerovías y alarga los horarios en los centros de control

AENA adelanta el rediseño del espacio aéreo para atajar la lacra de los retrasos

AENA ha diseñado una batería de medidas para mejorar en un 10% la puntualidad del tráfico aéreo en los próximos meses. La iniciativa se acelera debido a las crecientes protestas por los retrasos en la operación de los principales aeropuertos e implica aumentar el horario operativo en los centros de control y desdoblar la capacidad de las principales aerolíneas.

Las empresas quieren pujar antes por Barajas y El Prat que por AENA
Las empresas quieren pujar antes por Barajas y El Prat que por AENA

A pesar del monumental reto que está suponiendo para la estructura de AENA abordar contra reloj la privatización de su actividad de aeropuertos, el ente público se ve obligado a abordar con carácter de urgencia una nueva reestructuración del espacio aéreo en los distintos sectores en que está divido el espacio aéreo a causa de la situación de descontrol en la que han vuelto a colocarse los índices de retrasos de los vuelos, especialmente en los principales aeródromos.

El plan tiene como medida primera la ampliación desde el comienzo del mes de julio el cambio de los horarios y del sistema de turnos de los controladores aéreos en los cinco centros de la red de navegación (Madrid, Barcelona, Palma de Mallorca, Gran Canaria y Valencia).

Los profesionales de estos centros se incorporarán a sus puestos de trabajo tres cuartos de hora antes por la mañana, a las 6,45 horas y, en turnos sucesivos, saldrán tres cuartos de hora después por la noche, solapando algunos servicios. El objetivo, según fuentes conocedoras de la medida, consiste en conseguir que la máxima capacidad de control se alcance en las horas punta del día, mientras que se reduce la presencia de profesionales en las horas valle.

Tensión por las demoras entre las aerolíneas y el dueño de los aeropuertos

ANEA cree que con la nueva estructura de la jornada le permitirá hacer un gasto más racional de las horas aéreas de cada profesional para asegurar el mantenimiento de las plantillas adecuadas en los centros especialmente durante los meses de mayor tráfico en la temporada alta en curso.

Con este mismo objetivo se ha adoptado una nueva forma de establecer los turnos de vacaciones. Antes los controladores tenían una amplia libertad para elegir sus días libres. Ahora se ha establecido un sistema de cupos de manera que está tasado el número máximo de controladores que pueden tomar sus días de asueto en cada dependencia de manera simultánea.

El proceso de cambio de horario y las nuevas modalidades de asignación del turno de vacaciones han causado disgusto entre los controladores y, según fuentes conocedoras de la situación, ha provocado un aumento de las peticiones de reducción de jornada.

La empresa que preside Juan Lema ha recibido críticas en las últimas fechas de sus principales clientes, las aerolíneas, motivadas por los índices de impuntualidad que sufren distintos puntos clave de la red. Señalan que la falta de personal de control es la causa que provoca la mayor parte de las regulaciones de tráfico que, jornada a jornada, provocan los retrasos.

El proyecto de medidas de mejora del uso del espacio aéreo ha sido encargado a Andrés Torrecilla, que ha ocupado el cargo de director de operaciones de navegación aérea de AENA hasta enero. Cuenta con el asesoramiento de la ingeniería estadounidense Mitre. Las dos iniciativas que se implementarán con mayor urgencia son el desdoblamiento de las principales aerovías y la reforma del espacio aéreo en torno al aeropuerto de Madrid-Barajas para aumentar su capacidad. El ente público realizó en 2010 una profunda reestructuración de las aerovías nacionales optimizando nueve rutas troncales.

Ahora se propone desdoblar estas aerovías estableciendo un mayor número de niveles de vuelo y desplazando lo suficiente las rutas para poder implantar circulaciones de aviones en una doble dirección, con lo que se aumentará la capacidad y se facilitará el control.

Las limitaciones de Madrid-Barajas

Una de las primeras actuaciones que quiere acometer AENA tienen como objetivo el aumento de capacidad en Madrid-Barajas. Expertos consultados aseguran que de ninguna manera se podrán alcanzar las 120 operaciones por hora que se apuntaron cuando se dotó al aeródromo de sus cuatro pistas actuales. Lo impiden problemas de incompatibilidad para efectuar aterrizajes y despegues en paralelo y limitaciones impuestas por los jueces a causa de la contaminación acústica en áreas urbanas. Uno de los objetivos de la reestructuración es lograr mayor fluidez en el proceso de aterrizaje.

El pasaje crece un 9%, los vuelos solo un 3%

En la disputa que mantienen los distintos actores del negocio de la aviación comercial a causa de los retrasos del sistema, se indica que el crecimiento del tráfico es una de las causas que provoca las irregularidades.

Atendiendo a los datos de AENA se constata que durante los cuatro meses del actual ejercicio el tráfico ha vivido una significativa recuperación. Sin embargo es mucho más importante el incremento del número de pasajeros, el 9,1%, que el de operaciones, un 3% por la mayor ocupación de los aviones. Aunque la cifra es significativa, ese 3% no puede provocar tanto retraso.

El traslado de los controladores

AENA mantiene que su plantilla de controladores, unos 1.900 en servicios de línea, es suficiente para atender las necesidades del tráfico. Esta afirmación contradice afirmaciones de informes de Eurocontrol que señalan que los retrasos sufridos por el sistema en abril se deben a regulaciones de tráfico por "falta de personal" de control. Fuentes de la empresa responsable de la navegación aérea insisten que no hay carencia de controladores sino que sus destinos no se adecuan a las necesidades del servicio. Confían que la liberalización del servicio en 13 torres de control resuelva el problema.

Las cifras

78 horas de demoras por falta de personal de control en abril contabilizó Eurocontrol en el área de Barajas.

50 horas de retraso contabilizó Eurocontrol en el área de El Prat en abril, por distintas causas.

17% es la mejoría de puntualidad en la red entre julio y abril, según AENA.