_
_
_
_
_
El Eurogrupo abrió el pasado lunes el camino hacia esa posibilidad

El BCE mantiene el pulso con la zona euro para evitar la reestructuración en Grecia

El Banco Central Europeo mantiene el pulso con Bruselas para evitar la reestructuración de la deuda griega a pesar de que el Consejo de Ministros de Economía de la zona euro (Eurogrupo) abrió el pasado lunes el camino hacia esa posibilidad. Fuentes comunitarias indicaron el viernes que Fráncfort ha amenazado con dejar de aceptar los bonos griegos como colateral de sus préstamos, si los ministros siguen adelante con el plan de permitir a Atenas un retraso en el pago de sus deudas.

La medida podría provocar un colapso del sistema bancario griego al limitar drásticamente su acceso a las inyecciones de liquidez del BCE.

El Eurogrupo y la Comisión Europea confían en demostrar al BCE que la renegociación voluntaria con los acreedores del calendario de amortización de la deuda no equivale a una reestructuración, porque ningún inversor perderá dinero. Bruselas también resta importancia a la oposición de Jean-Claude Trichet al plan porque apenas le quedan seis meses como presidente del BCE.

Pero la resistencia en Fráncfort trasciende a la figura del francés. El pasado miércoles, en Atenas el economista jefe del BCE, el alemán Jürgen Stark, ya invocó la posibilidad de rechazar los títulos griegos como colateral.

Archivado En

_
_