La empresa mantiene el calendario que se había fijado

Tepco cambia de planes para tratar de enfriar la central de Fukushima

Tepco tratará de enfriar los reactores dañados de la central japonesa de Fukushima reutilizando las miles de toneladas de agua que ya ha inyectado a la planta, en vez de bombear más líquido.

La eléctrica Tepco ha decidido cambiar sus planes para enfriar la central nuclear de Fukushima, dañada gravemente por el terremoto y el posterior maremoto que azotaron Japón el pasado 11 de marzo.

La empresa mantiene el calendario que se había fijado para estabilizar los reactores (mediados de julio) y conseguir su parada (enero de 2012), pero anunció ayer que revisará los métodos utilizados.

Hasta ahora, los trabajadores de la planta estaban intentando refrigerar los reactores afectados inyectando toneladas de agua en las vasijas de contención. De momento, la central acumula agua (que ya se ha contaminado) suficiente como para llenar 36 piscinas olímpicas.

El problema es que la empresa ahora ya tiene constancia de que el núcleo del reactor 1 se fundió en las primeras horas de la crisis y perforó la vasija de presión, por lo que el líquido se está filtrando a la vasija de contención primaria y, de ahí, al edificio que aloja la unidad.

Se sospecha que lo mismo puede estar pasando en los reactores 2 y 3. La filtración de agua radiactiva al mar o a tierras cercanas tendría unos efectos todavía más devastadores.

Tratar el agua radiactiva

Por ese motivo, Tepco va a comenzar a reutilizar el agua que ya se acumula en la planta para intentar estabilizar los reactores con un sistema de enfriado que se instalará en los edificios que albergan las unidades.

Previamente, el agua será tratada en una unidad de descontaminación que facilitará el grupo galo Areva. Está previsto que esta unidad comience a funcionar a mediados del mes que viene. La planta podrá procesar 1.200 litros de agua al día.

Asimismo, Tepco va a construir un depósito gigante para tener más espacio para ir almacenando el agua acumulada mientras pone en marcha el nuevo sistema de enfriado.

La empresa también va a seguir pulverizando el complejo con resina sintética para evitar la dispersión de polvo radiactivo. Además, trabaja para cubrir los reactores 1, 2 y 3 con una especie de tiendas gigantes.

Por su parte, el Gobierno japonés también presentó ayer las próximas medidas que va a poner en marcha para tratar de ayudar a los afectados por el desastre nuclear.

Así, para mediados de agosto prevé haber construido 15.200 alojamientos de emergencia para atender a las miles de familias evacuadas o que se han quedado sin hogar tras la catástrofe. Además, les hará chequeos para comprobar los niveles de radiación, incentivará la creación de puestos de trabajo y controlará la contaminación de suelos, aire y mar.