Reunión de ministros de finanzas de la eurozona

España, partidaria de ayudar a Grecia

Elena Salgado ha asegurado hoy en Bruselas que España ayudará a Grecia "en las mejores condiciones posibles" y considera que la reestructuración de la deuda del país "no es una solución" y no "está sobre la mesa".

La ministra española de Economía y Hacienda ha anticipado hoy algunos de los asuntos que se van a debatir en la reunión de ministros de Finanzas de la zona euro, en la que se comenzará a estudiar la posibilidad de conceder préstamos adicionales a Grecia, más allá del programa de asistencia de 110.000 millones de euros acordado en mayo del año pasado.

La ministra española ha explicado que los ministros estudiarán hoy "la duración del préstamos" y "las condiciones" del programa de asistencia financiera, pero insiste en que es necesario esperar al resultado de la misión del FMI y de la UE que se encuentra en estos momentos en Atenas para poder tomar una decisión al respecto.

Las dudas sobre si Grecia estará en condiciones de volver a financiarse en los mercados en 2012, como está contemplado en su rescate, han dado alas a los rumores sobre lo inevitable de la reestructuración de su abultada deuda y fueron discutidos durante una reunión que pretendía ser secreta en Luxemburgo, el 6 de mayo pasado, a la que asistió Salgado.

Sin embargo, Salgado ha subrayado hoy que "para nada" la reestructuración "está sobre la mesa", y que ésta no es "una solución" para los problemas del país. A su juicio, la crisis griega debe abordarse respetando el cumplimiento de los compromisos por las dos partes: el de "facilitar ayuda en las mejores condiciones posibles" por parte europea y el cumplimiento del programa de ajustes y reformas, por parte de Grecia.

Alargar los plazos de reembolso

En una entrevista, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, planteó ayer la posibilidad de aceptar una prolongación de los plazos de devolución del rescate de Grecia a condición de que los acreedores privados participen, lo que es considerado una suerte de reestructuración, según los especialistas.

Por su parte, un portavoz de la Comisión Europea ha excluido hoy la posibilidad de una reestructuración de la deuda griega, aunque distingue distintas definiciones de lo que se entiende por "reestructuración" y no descarta que pueda haber modificaciones en algunos de sus elementos, como los plazos de reembolso.

Por otro lado, en cuanto al rescate de 78.000 millones de euros para Portugal que está previsto que sea aprobado durante la reunión de ministros de hoy, Salgado ha adelantado que "hay que ver las condiciones propuestas por Finlandia" para dar su visto bueno. Estas condiciones incluyen extremos descartados hasta ahora, como la participación de los inversores privados en el programa, pero Salgado confía en que puedan "ser asumibles sin ninguna dificultad".