Diario de a bordo

La Bolsa, atrapada sin salida dentro del rango lateral

En un documentado trabajo de Samuel G. Armistead de la Universidad de Davis, en California, se encuentra el curioso origen de la palabra bisoño con la que se designa a una persona que es nueva en algo. "En español moderno, la voz bisoño designa al novato, al inexperto en cualquier oficio. La palabra nos traslada a la Italia del siglo XVI, donde los soldados españoles, recién llegados e ignorantes de la lengua italiana, recalcaban reiterativamente sus menesteres, insistiendo en la única palabra funcional que sabían decir: bisogno". Cuando necesitaban algo, para decir algo así como: yo necesito, usaban la expresión italiana io bisogno, y tanto la repetían...

Y es que para la psicología humana, la repetición constante de algo, le lleva a estar convencido de ello. Tanto se ha repetido que Grecia va a presentar default, que finalmente el mercado se está convenciendo. Y mucho me temo que es absolutamente inevitable, una solución del tipo plan Brady made in Europe, como de hecho parece que opinan la mayoría de expertos en estas cosas. Un plan Brady, o algo así, pasa ineludiblemente por la quita de turno, bajo una forma legal u otra. Y toda esta historia ha sido una espada de Damocles durante la semana para Europa. En los días en que ha habido buenas noticias nos ha servido de freno, y en los días de malas, nos ha terminado de dar la puntilla.

Con todo esto el Ibex se ve muy afectado, y sigue vagando como un alma en pena por el lateral sin muchas perspectivas de salida por la parte alta por el momento.

Por otra parte, la semana ha revelado otro problema. Las dudas sobre si la subida de las materias primas ha llegado a su fin o no. El helicóptero de la Reserva Federal ha tirado desde el cielo billetes sin fin. Más bien tiraba fotocopias verdes cada vez más devaluadas (curioso como Carolina del Sur ha pedido emitir sus propias monedas de oro y plata como alternativa al dólar). Pues bien, esa lluvia de dinero, no se podía controlar, caía del cielo y llegaba a donde llegaba. Y el dinero no ha llegado a las empresas que no tienen crédito, ni a los parados de EE UU. No, se ha ido a las materias primas, alimentando una subida que tiene todos los tintes de una burbuja, y está arrastrando a muchos países emergentes productores.

Si el mercado se convence de que la subida se acabó, la salida de dinero de estos sectores puede ser ingente y más con el hecho de que el helicóptero termina en junio. De momento, se observa en EE UU mucha rotación sectorial en busca de utilities. Además la renta fija no es muy atractiva. El célebre gurú Jim Rogers recomendó esta semana "que se vendan bonos y si se es gestor de renta fija se busque otro trabajo". Genio y figura...

Desde el punto de vista técnico el gráfico del futuro del Euro Stoxx de arriba nos muestra ese lateral horrible en el que estamos metidos desde hace mucho. Cuidado si se rompe por debajo el triángulo que se ve en la figura.